Santos se entrevistó aquí con su homólogo iraní, Alí Akbar Salehi, y con el ministro de Asuntos Económicos y Finanzas, Seyed Shamseddin Hosseini, para valorar la conveniencia de impulsar los vínculos en material comercial, económica y de inversiones, así como políticas.

Fuentes oficiales en Teherán destacaron el interés recíproco de las dos naciones en ampliar sus nexos, refrendados el pasado año con la visita a Managua del presidente Mahmoud Ahmadinejad durante un periplo latinoamericano.

El canciller centroamericano subrayó que, como Irán, su país no es un traspatio de superpotencias y toma decisiones soberanas para establecer lazos con otras naciones independientes, reseñó la agencia noticiosa iraní Fars News.

Por su lado, Shamseddin subrayó que hay un buen nivel de cooperación política entre Teherán y Managua, pero, sobre todo, "existe un potencial para la expansión de las relaciones económicas bilaterales", aprovechando el ofrecimiento nicaragüense a inversionistas persas.