El Juez Local Único de Mateare, doctor Pablo Avendaño Sosa, impuso tres años y medio de presión al conductor de autobús, Abraham José Martínez Soto, quien este martes, durante juicio oral y público, se declaró culpable por el delito de homicidio imprudente en contra de Rigoberto Guerrero Mendieta (58 años) y Luisa Bonilla Bermúdez, 21 años.

Abraham José Martínez Soto, es causante de la muerte de las dos personas antes mencionadas, quienes viajaban a bordo de una mototaxi en el sector del kilómetro 24 de carretera Nueva a León, en Mateare, el pasado 28 de febrero, y Abraham arrolló al conducir su unidad de transporte, a exceso de velocidad.

El Juez Avendaño, impuso al acusado la pena de 3 años y medio de presión; pena que inicia a correr a partir de su fecha de detención; lo cual estará determinado en la sentencia que se le dictaminará en audiencia programada para la lectura de sentencia, el lunes 3 de abril, a las 9 de la mañana.

Además de la pena señalada, el juez impuso la suspensión de la licencia de conducir (el derecho de conducir), y la privación del derecho de tener nueva licencia a Abraham José Martínez Soto.

El Juez, explicó que la Policía ha decidido suspenderle la licencia de por vida al acusado, sin embargo, “independientemente de las decisiones administrativas, por fuerza de ley se le impone, la suspensión de la licencia y privación del derecho de conducir, por tres años y medio; es decir, durante el tiempo de condena".

Durante el Juicio Oral y Público, el Ministerio Público presentó varias evidencias, una de ellas, señala que Abraham conducía a exceso de velocidad (de 65 a 75 kilómetros por hora), cuando lo permitido en ese tramo de carretera, es de 45 kilómetros por hora.

Inconformes, familias de las víctimas, indicaron que no están de acuerdo con la pena de 3 años y medio que se le impuso al acusado, y están pidiendo que se le impongan 4 años; además que solicitaron al juez, suspenderle la licencia de por vida, y no solo durante el tiempo que guardará prisión.

Indignadas, en las afueras de los juzgados de Mateare, las familias también manifestaron que Abraham Martínez, causó la muerte de tres personas (y no de dos, como señala la sentencia), puesto que la joven Luisa Bonilla Bermúdez, estaba embarazada, y ya tenía seis meses de gestación.