Dos cabinas sostenidas en cada extremo de un enorme brazo de aproximadamente 50 metros de largo que suspende cada uno de esos extremos a una enorme altura, son en resumen la máquina capaz de hacer vivir una experiencia no apta para cardíacos.

“Es emocionante. Solo de verlo uno se emociona. Da un poquito de miedo, pero nos dio ganas de probarlo y pues sí, no cualquiera se monta aquí”, dijo entre risas la jovencita Karina Matus.

Esta jovencita llegó junto a un grupo de amigos al Parque de la Niñez a probar las nuevas atracciones mecánicas, como el Himalaya, el Turbo Force y una enorme Montaña Rusa.

De estos juegos, el Turbo Force es el que quizá causó mayor expectación a los miles de visitantes que llegaron este domingo al parque.

“Creo que el gobierno está haciendo un gran trabajo trayendo estos juegos para nosotros los jóvenes. Uno se divierte y pasa un rato alegre con los amigos”, aseguró Ulises Roa, poco antes de poner a prueba si coraje en el Turbo Force.

Si bien este juego es el que pareció ser el que más llamó la atención, el Himalaya, una especie de rueda giratoria a gran velocidad, también fue objeto de grandes filas principalmente de jóvenes.

“Se siente raro en el cuerpo, se siente como que lo están apretando”, aseguró Wendy Escarleth Cantillano, quien dijo bajado un poco mareada pero contenta con el juego.

“Me gustó mucho, es la primera vez  que me montó en el juego, es el que más me ha gustado de los que me he montado hasta ahorita”, indicó.

En el Parque de la Niñez está instalada una montaña rusa desde hace unas semanas, sin embargo, este domingo empezó a funcionar una nueva mucho más grande a la anterior.

“Esta es mejor que la otra. El recorrido es más largo, hay más vueltas”, explicó el joven Néstor Antonio Espinoza.

Para Espinoza solo un gobierno como este se ha interesado por llevar entretenimiento sano a los jóvenes.

“Los jóvenes nos alejamos de las drogas. Podemos divertirnos sanamente ahora”, afirmó.