En declaraciones a los medios del Poder Ciudadano, el experto en Derecho Internacional, Mauricio Herdocia, afirmó que el Derecho Internacional del Mar asiste a Nicaragua y por esa razón en el fallo que dictará la CIJ, Nicaragua tiene garantizada su soberanía sobre 200 millas náuticas de zona económica exclusiva y sobre su plataforma continental.

“Si la Corte le da a Nicaragua toda su pretensión, entonces estamos hablando de cifras mucho mayores, pero el mínimo que la Corte va a darnos son las 200 millas y la posibilidad del acceso a la Comisión de Plataforma Continental, para que en aquellos lugares donde la plataforma continental de Nicaragua se extiende más allá de las 200 millas, le sea concedido ese derecho a la plataforma”, explicó.

Como resultado del fallo, Herdocia indicó que el mapa que actualmente tiene Colombia sufrirá grandes variaciones. “Va a sufrir uno de los reacomodos más gigantescos en la historia territorial del siglo, porque va a retroceder 3 o 4 cuadrantes”, explicó el experto.

Agregó que eso es algo que no se ha visto nunca en la historia territorial de las naciones, y señaló que “Nicaragua va a poder pasar del meridiano 82, donde por la fuerza se mantiene retenida, al meridiano 80, con posibilidades de llegar más allá del 79 y 78”.  

Herdocia manifestó que con el fallo Nicaragua pasa a reivindicar, con el reconocimiento internacional, sus derechos económicos. “Aquí lo que está en juego es la supervivencia futura del país, el derecho a tener una zona donde pueda pescar de manera exclusiva y los derechos sobre su plataforma continental”.

Por otro lado, el especialista comentó que el país también estará reivindicando su soberanía sobre aquellas otras formaciones, que no son parte del archipiélago de San Andrés y Providencia, y que Nicaragua está reclamando.

En cuanto a las Islas de San Andrés, Providencia y Catalina, Herdocia explicó que la posición de Nicaragua es que estas sean enclavadas en un mar territorial de 12 millas náuticas.

Al respecto comentó que “la Corte seguramente tomó en consideración que no puede darle un excesivo espacio a las Islas de San Andrés y Providencia, porque si no estaría bloqueando la salida al mar de Nicaragua y la proyección desde su territorio terrestre, de tal manera que la jurisprudencia internacional lo que ha aconsejado en esos casos, y ha sido la posición de Nicaragua, es que las islas sean enclavadas en un espacio territorial de 12 millas náuticas, para dejar libre la salida al mar de Nicaragua”.

No obstante, Herdocia valoró que ese punto podría ser el de mayor complejidad en la sentencia de la CIJ.

Nicaragua presentó argumentos sólidos y contundentes


Para el especialista en Derecho Internacional, los alegatos presentados por el equipo de Nicaragua ante la CIJ, fueron sólidos y contundentes.

Recordó que desde el año 2007, el fallo que la CIJ emitió el 13 de diciembre de ese año, se destruyó el argumento fundamental de Colombia, el cual señalaba que la frontera marítima se ubicaba en el meridiano 82.

“Ahí se cayó el principal argumento de Colombia; Colombia va al fallo con las manos amarradas porque se ha detenido su pretensión fundamental que era colocarle un dique, una muralla de contención a Nicaragua para impedirle su salida al mar, cercenarle sus espacios en la zona económica exclusiva y al derecho de su plataforma continental”.

Herdocia sostuvo que el derecho inalienable de Nicaragua a tener una zona económica exclusiva y una plataforma continental, son pilares del derecho internacional inamovibles, “por eso Nicaragua tiene la victoria en sus manos”.

Fallo sienta precedentes y reafirma grandes principios del Derecho Internacional

Mauricio Herdocia señaló que el fallo de la CIJ en este conflicto entre Nicaragua y Colombia, viene a sentar el principio fundamental de que las diferencias entre los Estados deben solucionarse pacíficamente.

“Ese es uno de los grandes aportes que hace Nicaragua al Derecho Internacional; confirmar una vez más que cualquier diferencia, por muy compleja que sea y difícil que sea, debe resolverse mediante el recurso a los medios pacíficos. En este caso Nicaragua ha recurrido desde el 2001 a la CIJ, que es el instrumento por excelencia para dirimir conflictos entre los Estados”.

Por otro lado, señaló que el fallo reafirma una vez más que ningún Estado puede imponer a otro, arbitrariamente y mucho menos por la fuerza, una frontera arbitraria.

“Desde el 4 de Junio de 1969 se impuso a Nicaragua una frontera unilateral, arbitraria y por la fuerza en el meridiano 82. Este fallo va a reafirmar ese gran principio del Derecho Internacional que consiste en señalar, que las fronteras se conciertan entre los Estados mediante tratados y que no se puede imponer a otro estado por la fuerza una frontera bilateral”.

Herdocia recordó que las delimitaciones de las fronteras han sido resultado de un trabajo de Cortes y Tribunales Internacionales. “Las convenciones han establecido los principios fundamentales, pero los procesos y las metodologías de delimitación las han desarrollado las Cortes Internacionales”, explicó.

Finalmente, el experto consideró que el fallo de la CIJ que pondrá fin al conflicto limítrofe entre los dos países  “ojala les permita a Colombia y a Nicaragua enrumbar sus relaciones, apartando este elemento tan conflictivo, cumplir con el fallo y estrechar sus vínculos de integración como países latinoamericanos hermanos que somos”.