Lo anterior afirmación hecha por el hijo del fundador del Frente Sandinista, la sustenta con todo el trabajo que ha venido promoviendo el Presidente Daniel en toda su vida revolucionaria, incluyendo en los últimos años que ha impulsado la unidad de la familia sandinista y de los nicaragüenses.

Fonseca Terán brindó un análisis del reciente triunfo municipal del FSLN, del liderazgo del Comandante Daniel y del discurso ofrecido durante los actos de conmemoración de los 36 del paso a la inmortalidad del Comandante Carlos Fonseca Amador.

Habló de la actitud que debe asumir cada sandinista y cada revolucionario en el actual contexto, en el que el Frente Sandinista ganó para el pueblo 134 alcaldías y cómo se ha logrado mantener vigente el legado de lucha de su padre.

“La actitud del revolucionario es luchar por la felicidad de la humanidad entera, de eso se trata la lucha revolucionanario. Servir al prójimo como dice el comandante Daniel, es un principio cristiano y es un principio revolucionario, eso es parte fundamental de lo que venimos haciendo como Frente Sandinista, no ser excluyente, no ser sectario, estar claro que la Revolución se hace para resolver los problemas de todos los nicaragüenses, no solo de los sandinista, sino de todos los nicaragüenses” atinó Fonseca Terán.

Subrayó que el Frente Sandinista no solamente es un partido político y coincide con el comandante Daniel, en el sentido que el FSLN trasciende más allá del contexto electorero, “´porque el objetivo es que la vida mejore para todo el mundo, los revolucionarios no somos gente que solo luchamos para que los que comparten nuestras ideas, vivan mejor, no, luchamos para que toda la humanidad comprenda cuáles son sus intereses, sus derechos, luchen por ello”.

Bajo esta premisa, recordó que el General Augusto C. Sandino Padre de la Revolución, su progenitor el Comandante Carlos Fonseca Amador, el comandante Tomás Borge, el Frente Sandinista, el Comandante Daniel y muchos otros, han luchado para hacer mejor la vida del pueblo, por devolver dignidad al ser humano y que este no siga siendo pisoteado por el imperialismo.

Valoró de muy importante las expresiones del comandante Daniel, cuando afirmó que hay que multiplicar el trabajo al servicio del pueblo. “El  pueblo no puede ser defraudado, el pueblo ha votado por el pueblo y por lo tanto el pueblo no puede ser defraudado", dijo el comandante Daniel.

Eliminar vicios del pasado

Indicó que el comandante Daniel con esta frase, instó a los sandinistas, a todos los nicaragüenses a seguir trabajando y no creer que todo esté logrado.

“Tenemos que trabajar más todavía y no decir ‘bueno como está todo logrado, ya se hizo todo, ya se alcanzó el objetivo’, no, ahora es cuando más duro tenemos que trabajar, para que realmente en la práctica aseguremos esa victoria y futuras victorias”.

Para lograr esto, considera que las estructuras sandinistas desde los barrios, desde las instituciones y desde las alcaldías deben hacer ese trabajo de conciencia política de cambios, de asegurar que todos hagan bien las cosas y que se respete al pueblo y “que mientras más humilde sea una persona, mientras más mal vestida llegue una persona, con más esmero hay que atenderla, con más respeto, con más consideración hay que atenderla, no al revés”.

Considera que el revolucionario debe ser crítico y también disciplinado, ya que cuando ejerza esa crítica, la misma debe ser constructiva, sin ánimos de destruir o desplazar a nadie.

“El revolucionario tiene ser crítico, porque es el que se enfrenta  al pensamiento único que pretender ser en el mundo, a las ideas hegemónicas en el mundo, que son las ideas del imperialismo y de la Derecha y de la reacción y por eso es que debe tener mucho criterio propio, por eso tiene que ser crítico, pero también disciplinado (…) estando claro que la crítica es para mejorar, para ayudar, para que las cosas sean mejor, no para atacar, ni para destruir a nadie, ni con intenciones de desplazar a un compañero (…) la critica pero constructiva, revolucionaria, ese fue un legado que nos dejó el comandante Carlos Fonseca y que ha practicada hasta las ultimas consecuencias el comandante Daniel, que es el fiel continuador, el más brillante continuador de la lucha y liderazgo de Carlos Fonseca en el Frente Sandinista”

Himno y bandera FSLN son símbolos de la Revolución

“El Frente no es un partido más…¿por eso es que algunos dicen, que porqué la bandera rojinegra está en las instituciones?... a porque la bandera rojinegra no es de un partido es la bandera de la Revolución nicaragüense, gracias a la cual esos que nos atacan pueden estar ahora haciendo política y todo lo que ellos quieran, entonces es un símbolo de la Revolución, que va mucho más allá de lo que es insignia partidista, el himno del Frente, la bandera del Frente, son símbolos de la Revolución, porque el Frente es el partido de la Revolución,  es la fuerza política organizada de la Revolución, que hizo este pueblo conducido por esa vanguardia para derrocar la dictadura pro imperialista que era un títere del imperialismo norteamericano”.

Jóvenes hacen la Revolución

Estimó que el comandante Daniel, brindó aspectos importantes en su discurso del jueves pasado, como el hecho que la oposición antes de las elecciones municipales, siempre trato de boicotearlas porque no querían aceptar el avance que está teniendo el FSLN en la simpatía del pueblo.

“La Derecha intentó boicotear las elecciones, pero ahora hasta los candidatos de la Derecha reconocieron que el triunfo del Frente fue legitimo… ¡ya sería el colmo me entendés! con semejante margen, se atrevieron en el 2011 con un margen de 30 por ciento arriba, a decir que era fraude, ahora ya ni que bueno, seria quedar en ridículo, ellos saben eso y por eso no les queda más remedio que reconocer la legitimidad del triunfo obtenido por el Frente Sandinista”.

Reconoce en Daniel la capacidad para dar protagonismo a la juventud en todos los sectores, ya que el mejor síntoma de que la Revolución está viva, es por el protagonismo de los jóvenes.

“Los jóvenes son los que hacen la Revolución. Hacer la Revolución es hacer la historia, para ser la historia hay que conocer, por lo tanto no se puede hacer la Revolución si  los jóvenes no conocen la historia y en eso tenemos que empeñarnos bastante y en que los jóvenes conozcan también los fundamentos teóricos de las ideas revolucionarias, del programa, porqué esto es así, porque esto es lo correcto y porque no sería lo correcto hacer las cosas de esta otra manera, todo eso los jóvenes tienen que tenerlo claro, porque son la garantía  de la perdurabilidad, de la reproducción general del proceso revolucionario”.

En la primera parte de la entrevista, Carlos Fonseca Terán, recordó que el FSLN está en un proceso de consolidación del proyecto revolucionario para la construcción del socialismo, lo que se hace en tiempos de paz y promoviendo la paz.

Subrayó que Nicaragua a través de su historia ha vivido etapas de violencia que duraron muchas décadas, pero ahora el pueblo está divorciado de los métodos violentos y por eso mismo, en los recién comicios municipales, no se hizo caso a los llamados de violencia que hicieron grupos cada vez más reducidos de la oposición.