La audiencia preparatoria de juicio se llevó a cabo este viernes, donde el judicial Altamirano admitió la acusación presentada por el representante de la Procuraduría General de la República, misma que fue adherida a la que semanas atrás presentó el Ministerio Público contra los 18 procesados.

La Policía Nacional dispuso medidas extremas de seguridad, como la revisión de los periodistas en tres momentos diferentes, presencia de la técnica canina y de la dirección antiexplosivos, para garantizar la seguridad de todas las personas que asisten a este proceso, uno de los más importantes de la historia jurídica del país.

Durante la audiencia especial solicitada por los abogados defensores, pidieron al judicial descartar diversas pruebas dispuesta por las partes acusadoras, entre estas las testificales que harán trabajadores de un hotel capitalino, pues aducen que hospedarse en un hotel no es ningún delito.

Los representantes del Ministerio Público defienden sus propuestas o testigos, pues con esas personas quieren demostrar que los mexicanos constantemente ingresaban al país, para poder trasladar droga de Costa Rica hacia México y el dinero en forma viceversa.

También los defensores, solicitaron desligar el estatus laboral de los indiciados, pues desde que fueron detenidos se han señalado que son trabajadores de la empresa Televisa, misma que se ha desligado de  los acusados en todo momento.

El defensor Ramón Rojas rechazó la testimonial que ofrecerá el testigo con el código 1, mismo que declarará con el rostro oculto, ya que considera la misma de ilegal, impertinente y repetitiva a lo que ya se ha establecido en este proceso.

También calificó de ilegal la prueba documental que ofreció la fiscalía, en este caso la carta presentada por el embajador de México Rodrigo Labardino, donde comunica que ninguno de los acusados es trabajador de Televisa.

Altamirano rechazó la solicitud de los defensores y en cambio programo el juicio en la fecha antes señalada, manifestando que será en esa ocasión que se descarte o no las pruebas que presenten todas las partes.

Esta audiencia especial fue cubierta por decenas de medios nacionales, agencias internacionales y periodistas de la cadena Televisa y de MVS, medio que ha estado constantemente informando sobre el caso de estos mexicanos que ingresaron como periodistas y que después resultaron ser personas vinculadas al narcotráfico.

En este proceso serán presentados 17 testigos, en su mayoría oficiales de la Dirección de Auxilio Judicial y de Antinarcóticos, así como trabajadores de un hotel capitalino.

Estos 18 mexicanos son acusados por los delitos de transporte internacional de droga, crimen organizado y lavado de dinero. Los acusados ingresaron a Nicaragua vía puesto fronterizo Las Manos el 20 de agosto y detenidos oficialmente el 22 del mismo mes, después de encontrarse en 4 de las 6 vans, unos 9.2 millones de dólares, así como partículas o trazos de cocaína.

Los abogados defensores pertenecen al Bufet de Abogados que dirige el doctor Ramón Rojas. En esta audiencia se encuentra presente el cónsul de México Germán Munguía. De igual manera se encuentran presentes dos abogados nicaragüenses en representación de Televisa, entre estos la ex juez Orieta Benavides y Ulises Tapia.

Entre los procesados se encuentran Juan Alfredo Rivera Vásquez, Julio César Alvarado Salas, Iván César Pacheco, Raúl Alejandro Salinas Hernández, Cecilio Torres Gutiérrez, Iván Ricardo Cano Zúñiga, Juan Luis Torres Torres, Guillermo Villa  Gómez Hernández y Valentín Delgado Guillén.

También están siendo acusados Oswaldo López Uribe, Pablo Sosa Guerra, Rodolfo Jiménez Camacho, Pablo Gustavo Reyes Arce, Salvador Guardado Núñez, Alfredo Omar Hernández, Alfonso Martínez Meras y Omar José Castillo Amaya. La líder de este grupo es Raquel Alatorre Correa.