La manifestación comenzó en horas de la mañana, con la participación de unas dos mil 500 personas, según reseñaron medios locales, para exigir frenar los recortes en servicios de las clínicas de sus comunidades, además de un aumento del presupuesto destinado al sector.

La acción se desarrollaba de manera pacífica hasta que efectivos policiales comenzaron a arrestar a algunos de los presentes, provocando que el número de manifestantes aumentara en cuestión de horas.

La oficiales ordenaron desalojar las calles de San José, capital del país, y al verse desobedecidos terminaron arrestando a once personas, antes que llegaran varios diputados nacionales a mediar en la situación. Sin embargo, manifestantes y diputados terminaron enfrentándose a los policías.

El saldo final de la jornada fue de al menos 40 detenidos y decenas de heridos, aunque no existe un balance oficial hasta el momento.

La agencia EFE resaltó que “imágenes de la televisión local mostraron cómo los agentes golpearon a los ciudadanos en plena calle y la Cruz Roja confirmó que debió atender a varios heridos”.

Medios locales reseñaron que la diputada Carmen Granados, del Partido Acción Ciudadana, se subió a una patrulla policial para evitar ser agredida, pero, aún así, fue “lanzada de la unidad, arrestada y arrastrada por el suelo”.

Igualmente, el legislador Claudio Monge, del mismo partido, también forcejeo con una oficial de policía y termino en el pavimento. "Nos trataron como delincuentes. Nos tiraron al suelo y nos patearon. Nos dijeron que para ellos un diputado no es nada", expresó.

"Hoy el soberano fue callado y agredido", enfatizaron otros miembros de Acción Ciudadana en una conferencia de prensa que ofrecieron en horas de la noche.

Por su parte, el Ministro de Seguridad Pública, Mario Zamora, declaró que presentarán una demanda ante Granados por “dañar una patrulla” y ante Monge por "agresión a un oficial".

Asimismo, añadió que la Policía actuó por “orden directa de la presidenta (de la nación), Laura Chinchilla”. No obstante, sus declaraciones contrastan con las del director de la Fuerza Pública, Juan José Andrade.

Andrade aseguró, en rueda de prensa, que “el objetivo nunca fue enfrentarse con los manifestantes, sino simplemente desplazarlos”, ya que mantuvieron cerrada la avenida gran parte del día y afectaron el desplazamiento de unos 10 mil vehículos.