Danny Moisés Ramirez, el conductor de la ruta 164 del transporte público de Managua, se declaró culpable y pidió perdón a los familiares de las víctimas resultantes del accidente provocado debido a su imprudencia al volante.

El conductor de la unidad de transporte, a quien le fue suspendida su licencia de por vida por la Policía Nacional, fue acusado por los delitos de lesiones y homicidio imprudentes.

La sumatoria de las penas máximas de los delitos, tomando en cuenta la cantidad de las víctimas, sería de 10 años de prisión, justamente la cantidad de tiempo solicitada por el Ministerio Público.

Mientras tanto, la defensa técnica de Ramirez pidió que sea, sin embargo, sujeto de la pena mínima,  tomando en cuenta su admisión de los hechos y por no haber sido las lesiones y el homicidio sus fines.

Una vez finalizada la audiencia, la madre de la joven fallecida en el accidente, Fabiola Reyes, se mostró  inconforme por no haber escuchado de viva voz las disculpas y afirmó que en conjunto con los demás afectados intentarán una demanda en contra de la cooperativa a la que pertenece el bus involucrado.

La pena que deberá purgar Ramirez será dada a conocer por el doctor Donaldo Alfaro, Juez Séptimo local penal, el próximo martes 28 a las 10:00 am.