La constancia en la lucha para eliminar los vectores transmisores de epidemias es la clave del éxito, según los pobladores de la Colonia Pedro Joaquín Chamorro, de Managua.

Durante una jornada de fumigación, los habitantes del lugar afirmaron que ellos, por vivir a escasos metros de la costa del Lago Xolotlán, son vulnerables a los criaderos.

"Ese es el éxito y todavía deberían de pasar más,  porque así tal vez se extinguen los zancudos y mayormente en la tarde que es que ellos emigran de la playa hacia afuera, esa hora es un buen horario para caerles", comentó  don Carlos Ivan Gutierrez.

Sheyla López,  por su parte, afirmó que la cantidad de zancudos aumenta en este lugar para estos días,  por lo que reiteró el llamado a las familias que todavía no abren las puertas de sus hogares, para que contribuyan en esta importante jornada.

"Algunos no permiten la fumigación y hay cuadras donde no entran y eso afecta bastante", señaló.

De acuerdo a la doctora Ekaterina Lanzas, epimedióloga, por orientaciones del Gobierno se desarrollan las jornadas de fumigación para garantizar la salud de las familias con la erradicación del mosquito adulto.

"Recordemos que para lucha contra el dengue, contra el zika y contra el chikunguya, a pesar que en Nicaragua no se reportan casos sólo de dengue, entonces la lucha contra este vector es constante y es siempre continua", reafirmó.

Aparte de la fumigación, la jornada en esta colonia capitalina comprendió abatización y se desarrolló en unas 600 viviendas asentadas en un área de 15 manzanas.