Más de tres mil damnificados, daños en viviendas y sembrados agrícolas dejaron los copiosos aguaceros e inundaciones de días recientes en el departamento colombiano de Antioquia, reseñaron hoy informativos locales.

Zonas como el Bajo Cauca y el Urabá quedaron prácticamente anegadas debido a las intensas lluvias, mientras que en Nechí unas 15 veredas resultaron castigadas con severidad por las riadas.

El panorama más complejo es el del municipio Murindó donde al menos dos mil personas reciben donativos luego de los estragos causados por el descomunal desbordamiento del caudaloro río Atrato, que surca también el vecino departamento de Chocó.

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales las precipitaciones proseguirán este sábado y domingo por lo que las autoridades antioqueñas llamaron a los pobladores a permanecer atentos y extremar las medidas de precaución.

El Departamento Administrativo para la Gestión del Riesgo de Desastres advirtió que podrían continuar las crecidas súbitas de varios ríos así que orientó observar la evolución de cada uno de ellos.

Particularmente el Atrato es uno de los más importantes de Colombia después del Magdalena y el Cauca.

En dos tramos de su curso sirve como frontera entre Antioquia y el lluvioso Chocó.