El presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, confirmó en conferencia de prensa que el número de víctimas subió a 52 y que 22 personas se reportan como desaparecidas.

Pérez Molina también manifestó que hay 762 personas en albergues, 2 mil 966 evacuadas y 5 mil 951 damnificadas . Hasta el momento se han registrado 2 mil 263 viviendas afectadas. Guatemala decretó estado de duelo nacional por las próximos tres días.

El presidente de Guatemala manifestó que ha recibido llamadas de los presidentes de México, Felipe Calderón, Colombia, Juan Manuel Santos, Honduras, Porfirio Lobo y Costa Rica, Laura Chinchilla. También ha recibido apoyo por parte de la cooperación española, Estados Unidos y Taiwán.

Los cuerpos de socorro reanudaron hoy las labores de rescate en las zonas del noroeste de  Guatemala   devastadas por el terremoto del miércoles, que, según el último reporte oficial, dejó casi medio centenar de muertos y una veintena de desaparecidos.

Portavoces de los bomberos han dicho a medios locales que desde primeras horas de este jueves reanudaron los trabajos de rescate y búsqueda de desaparecidos en las zonas rurales de los departamentos de San Marcos y Quetzaltenango, donde hay denuncias de personas sepultadas bajo los escombros.

El terremoto que devastó el sudoeste guatemalteco, y se sintió con fuerza hasta Ciudad de México, alcanzó los 7,4 grados en la escala de Magnitud de Momento y ocurrió a las 16h35 GMT del miércoles, con epicentro bajo el océano Pacífico a 24 km de la costa, informó el servicio sismológico de Estados Unidos (USGS)

Varios municipios del suroeste pasaron la noche sin agua potable ni electricidad. En total 16.000 personas resultaron afectadas por el sismo, el más violento que sacudió Guatemala desde el registrado en 1976 y que dejó casi 23.000 muertos.

La mayoría de los muertos por el terremoto se registraron en seis pueblos del departamento de San Marcos, cuya cabecera, un típico poblado guatemalteco de casas de una sola planta y construcciones estilo español colonial, permanecía en completa oscuridad y exhibía un panorama desolador.

La calle principal seguía obstruída en muchos tramos por trozos de mampostería y a ambos costados se alternaban pilas de escombros que marcaban el sitio donde hasta hoy se erguían las construcciones más antiguas, y entre las montañas de restos se elevaban, casi intactas, las viviendas más nuevas que soportaron el sismo.

"Se han sumado más elementos de la ciudad (capital) y de otros departamentos para colaborar con las labores de rescate", dijo uno de los portavoces de los Bomberos Voluntarios Departamentales.

Hasta anoche, las autoridades reportaban 48 fallecidos, 155 heridos y 23 desaparecidos. La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) ha movilizado asistencia humanitaria de emergencia hacia las zonas del desastre y habilitado albergues para atender a los afectados.

El terremoto del miércoles tuvo una magnitud de 7,2 en la escala abierta de Richter y una intensidad V en la escala de Mercalli, que va del uno al doce.

El epicentro del sismo, que también se sintió con fuerza en El Salvador y México, fue ubicado a 200 kilómetros al suroeste de la capital guatemalteca, frente a las playas de Champerico, en el departamento sureño de Retalhuleu.