Carlos Fonseca Amador, fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), nació el 23 de junio en la ciudad norteña de Matagalpa, cabecera del departamento homónimo y murió a manos de las fuerzas somocistas el 7 de noviembre de 1976 en el Cerro Zinica, Waslala, Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).

Los relatos de quienes compartieron la lucha de aquel entonces, recuerdan a un hombre de gran inteligencia, humilde, de firmes principios, que luchó férreamente por el bien común, la justicia social y la paz en Nicaragua.

Hoy en día, tanto la juventud que participó en la gesta insurrecta que acabó con imposición del régimen represivo y desigual de entonces, como la juventud que lucha en este nuevo periodo de revolución,  ven manifiestos los ideales de Carlos, en los programas que restituyen derechos a las clases sociales históricamente aisladas.

Comandante Carlos Fonseca un ícono para los nicaragüenses

Sadrach Zeledón, actual alcalde de Matagalpa, la ciudad que vio nacer y presenció las primeras manifestaciones de la conciencia social del Comandante en Jefe y fundador del FSLN, dice que sus coterráneos consideran a Fonseca como un verdadero ejemplo a seguir.

“Nosotros (los matagalpinos) sentimos y conocemos su historia, es una historia que lo ha convertido en un ícono desde su niñez, de una familia muy humilde, un joven genio, un joven que desde sus primeras manifestaciones era descrito como un ser de luz”, sostiene.

“Él vendió melcochas, dulces, acompañaba a la mamá en trabajos domésticos y con eso ayudaba a sus demás hermanos. Cada paso que él dio en su vida, fue de luz. Fue el mejor alumno en los 5 años de su bachillerato y nadie lo ha podido igualar”, relata.

Se han logrado los objetivos de Carlos

Zeledón, relata que hoy en día pueden verse reflejados en los distintos programas gubernamentales la lucha “por la vida para el pueblo, y con el pueblo y para el pueblo”, para conseguir justicia social.

“Compartimos con muchos viejos que lo conocieron (al Comandante Carlos Fonseca), y (…) ahora que ven viviendas, programas de mejoramiento de casas para la gente pobre, ven reivindicaciones, ven y dicen: por eso es que luchaba Carlos”, manifiesta.

De igual manera piensa Everth Delgadillo, secretario político departamental de León. La ciudad en la que Fonseca inició la formación ideológica que luego diera como resultado la fundación del FSLN, lo recuerda como “el ejemplo de ese militante, de ese joven comprometido con la causa del pueblo nicaragüense, con la causa de los pueblos del mundo”, formula Delgadillo.

“Carlos Fonseca, dejó prendida esa mecha revolucionaria que hoy continuamos las generaciones que protagonizan los cambios actuales, inspirados en el Comandante (…) ahora en la segunda etapa de la revolución, (…) con el modelo del Poder Ciudadano liderado por el Comandante (Daniel) Ortega, es el más fiel exponente y el más fiel seguidor de ese pensamiento, de ese compromiso, de esa calidad revolucionaria”, agregó el político.

Juventud nicaragüense mantiene vivos los ideales de Fonseca

La lógica que mueve a los jóvenes en la actualidad para restituir los derechos de aquellas familias que sufrieron directamente el martirio residual que dejaran los intereses mezquinos del capitalismo en Nicaragua, no son más que las ideas que hace casi cuatro décadas predicara el Comandante Carlos Fonseca.

Para Darling Mendoza, promotora solidaria de Juventud Sandinista 19 de Julio, hoy se cumplen 36 años en los que la juventud nicaragüense ha perpetuado la memoria de Carlos Fonseca, promoviendo sus valores y trabajando de la mano con las familias nicaragüenses en las comunidades.

Del mismo modo, Francisco Chavarría, también promotor solidario, asegura que los jóvenes retoman el espíritu revolucionario del Comandante, profesando su lucha mientras trabajan por restituir los derechos de los nicaragüenses en todo el territorio nacional.

“El comandante Carlos nos ensaña su ejemplo de lealtad, su ejemplo de compromiso con la causa revolucionaria, que nosotros retomamos ahora, para llevarlo a cabo con nuestras prácticas solidarias en cada uno de nuestros territorios”, dice.

Edwin Madrigal, de la Red de Comunicadores, asegura que hoy, la juventud nicaragüense efectivamente retoma el legado del comandante Carlos Fonseca, pero que también está comprometida para asumir y dar continuidad la lucha por el bienestar colectivo, siempre de la mano con el gobierno sandinista.

“La juventud retoma ese legado de lucha inclaudicable, un legado que además a la juventud nos llena de mucho compromiso, de mucha motivación para seguir construyendo esta segunda etapa de la revolución, (…) creo que el legado que estamos construyendo, es un país, lleno de paz, lleno de amor, lleno de justicia social, ese es el legado primordial del Comandante Carlos Fonseca”, exterioriza.

“El Comandante Carlos nos dejó un camino de lucha, que fue concretizado en 1979, pero que la juventud lo continuó vanguardizando en toda la década de los ochentas y esa historia y esas alianzas de prosperidad que estamos construyendo con la juventud, vamos por el camino correcto porque cada uno está construyendo esa Nicaragua que vive en paz, que vive en alegría”, enfatiza.