Durante años los usuarios se han debido enfrentar a distintas "pruebas" durante su navegación en internet para determinar que no son robots. Estos textos distorsionados llamados Captcha han complicado a más de una persona durante el envío de algún formulario online, una situación que está a punto de llegar a su fin.

Así lo anunció Google -empresa que adquirió a reCaptcha en 2009- con su nuevo método de "Captcha invisible", esto significa que los usuarios ya no deberán intentar descifrar palabras distorsionadas, seleccionar ciertas imágenes o marcar una casilla para demostrar que se trata de un humano al otro lado de la pantalla.

El nuevo sistema de verificación que la compañía tecnológica comenzó de distribuir esta semana, se realiza en segundo plano, es decir, los usuarios no verán ni deberán hacer nada para verificar que no se trata de un robot.

Según detalló Google en el anuncio, el software es capaz de monitorear como los usuarios han interactuado con el sitio web hasta el momento en que el sistema envía el formulario con datos como la forma en que los usuarios hacen clic al botón "enviar" o cómo mueven el mouse en las páginas, así como el resto de información que la compañía tenga almacenada del usuario si ha ingresado a navegar con su cuenta.

Este nuevo "Captcha invisible" continuará discriminando a los robots que intenten ingresar a ciertas prestaciones de los sitios web, pero ya no necesitará que el usuario haga un paso adicional para ello. Esto es una mejora para las personas que se enfrentaban a estos formularios desde un dispositivo móvil, ya que incluso con las formas más amigables del antiguo Captcha se podían generar problemas de usabilidad.

Google informó que este sistema se comenzará a desplegar paulatinamente en diversos portales, por lo que durante las próximas semanas sólo algunos sitios mostrarán el nuevo formato.