El representante permanente alterno de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) ante la ONU, Kim In Ryong, negó hoy cualquier relación de su país con la muerte de Kim Jong-nam en Malasia y denunció una conspiración para involucrar a Pyongyang.

Desde el mismo comienzo de este caso, hemos visto la actitud irresponsable de Estados Unidos y Surcorea para inculpar y desacreditar a la RPDC, aún cuando falten muchos elementos por esclarecer y no cuenten con evidencias científicas para respaldar sus acusaciones, señaló aquí en declaraciones a periodistas.

Según el diplomático, 'hasta un niño sabe quién saca provecho de este caso'.

Kim, hermanastro del líder norcoreano, Kim Jong-un, murió envenenado por el agente neurotóxico VX en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur, Malasia, el 13 de febrero.

Poco después de divulgarse la noticia, y sin conocerse detalles de lo ocurrido, ya la prensa surcoreana señalaba que se trataba de un asesinato por envenenamiento, advirtió.

De acuerdo con el embajador, las acusaciones contra la RPDC merecen el calificativo de absurdas, y la sustancia química empleada bien pudo salir del arsenal que Estados Unidos tiene desplegado en Surcorea.

La muerte de Kim provocó una crisis diplomática con Malasia, que detuvo a varias personas sospechosas del asesinato, una de ellas norcoreana.