Las autoridades del municipio brasileño de San Francisco de Paula, en Río Grande del Sur, declararon hoy el estado de calamidad pública, como consecuencia del vendaval que azotó la localidad y dejó un muerto y 70 heridos.

Vientos de más de 100 kilómetros por hora batieron sobre la municipalidad, provocando el derrumbe de casi 500 viviendas y afectando a alrededor de mil 600 personas, indicaron reportes de prensa.

Además de San Francisco de Paula, por lo menos otros 15 municipios de la Sierra Gaúcha fueron alcanzados por la ventolera y la tempestad del fin de semana.

Según explicó la meteoróloga Ingrid Peixoto la llegada de un frente frío provocó un contraste térmico que causó una 'microexplosión', un fenómeno climático común en esta región.