La temporada más calurosa del año da señales más evidentes en esta primera mitad de marzo y con ellos los síntomas de agotamiento y deshidratación.

Para las personas con sobrepeso, diabetes, hipertensión, adultos mayores, niños menores de cinco años, mujeres embarazadas, personas que consumen mucho alcohol o con tratamientos diuréticos, el aumento de la temperatura puede ser fatal.

Sin embargo hay varias alternativas a las que se puede acceder y son las que recomienda el Doctor Álvaro Escalante, Director del Centro Nacional de Cardiología.

Escalante menciona que la deshidratación por el calor produce estrés anexo, que a su vez ocasiona la producción de catecolamina, responsable de subir la presión y desequilibrar por consecuencia la temperatura corporal.

Para evitar tal situación afirma que es oportuno lo siguiente:

No exponerse directamente al sol

Esta recomendación debe entenderse principalmente en horarios entre las 10:00 am y 3:00 pm. Para quienes tienen una actividad que les expone al sol o quienes salen a ejercitarse, indica que deben procurar mantenerse en la sombra y evitar al máximo estos horarios, tratando siempre de mantenerse en las horas en la que el sol se proyecta en la tierra de manera menos perpendicular.

Usar ropa clara y holgada

Preferiblemente de color blanco y no sujeta al cuerpo, dependiendo de la actividad que se pretende hacer.

Mantenerse hidratado

Tomar mucha agua y con frecuencia es indispensable para compasar la deshidratación. En este sentido asegura que hay que procurar ingerir agua antes que la sed se presente, ya que esta es síntoma de deshidratación ligera.

Evitar bebidas alcohólicas

Las bebidas alcohólicas producen deshidratación.

Evitar comidas copiosas

El consumo en exceso de alimentos puede impactar negativamente en condiciones de mucho calor.

Cumplir tratamientos médicos

En el caso de personas con enfermedades como diabetes o hipertensión, hace énfasis en cumplir con el tratamiento médico para evitar complicaciones.

Sobre los abanicos

En el caso de quienes usan el abanico como medida de auxilio ante la temperatura alta, advierte que a pesar de ser efectivo, lo que produce es un aislamiento físico del calor, más no disminuye la temperatura.

Cuando se tiene la sensación que el abanico lanza fuego en lugar de aire, asegura que es síntoma de que en la habitación en la que se encuentra no cuenta con la suficiente ventilación. La recomendación en ese caso es abandonar el sitio y si es posible salir al aire libre.

La herramienta aliada para combatir el calor se encuentra con facilidad en el mercado Roberto Huembes, con marcas como Sankey y Lasco, con precios desde los C$ 280.00 cordobas y los C$1550.00 córdobas.

“Usted sabe que por la demanda del calor viene bastante gente. El que más se vende son los pequeños que valen C$280.00 córdobas y hay de todos los colores”, asegura Carlos Ososrio, comerciante de este popular mercado.

¿Bebidas rehidratantes?

¿Son efectivas contra el calor las llamadas bebidas rehidratantes, los energizantes o las gaseosas? La respuesta del especialista es un rotundo no. Afirma que el único líquido capaz de rehidratar el cuerpo humano es el agua.

Advierte que si bien es cierto que éstos productos estimulan al cuerpo humano, recomienda que se ingieran si se desea, pero siempre acompañadas con agua.

Agregar frutas en la dieta

El Director del Centro Nacional de Cardiología, asegura que una buena estrategia para mantenerse hidratado es agregar frutas a la dieta, principalmente aquellas que contienen bastante líquido como la sandía, la piña y la naranja.

Este cambio en la alimentación, es por el que optan muchos siempre a la entrada del verano. Sin embargo, Pamela Herrera, con más de 8 años vendiendo frutas frente al hospital Salud Integral, asegura que es mucha la cantidad de personas que desayunan con frutas.

“Cada día la gente pide más frutas, más frutas. Ya a mucha gente le gusta comer saludable, afirma.

Lo más cotizado en ese lugar son Las panitas de frutas como banano, sandía, papaya y banano ye batido verde un energizarte natural a base de apio, perejil y espinaca.