En el momento en que se fue a lavar varias docenas de ropa ajena, doña Marta María Berrios, de 60 años de edad, se quedó sin casa y todo lo que había dentro, por el voraz incendio que consumió su vivienda, ubicada en la Comarca Jocote Dulce, del cementerio 800 metros al sur.

Marta María, además de perder sus enseres domésticos, documentos personales, también perdió los productos de una humilde pulpería, que recién acaba de abastecer.

En el humilde inmueble construido con madera, láminas de zinc y asbesto, habitaba doña Marta María, con sus dos hijos, Sergio Antonio, de 19 años, y Oscar Danilo, de 20, quienes estaban ausentes a la hora de la tragedia.

Al lugar del siniestro llegó una unidad de bomberos y una pipa de Enacal, para contribuir en las labores de apagar el fuego y enfriar el techo. Hasta el momento se desconoce el origen del incendio y los bomberos investigan el caso.

Fotos: Cortesía

incendio-jocote-dulce

incendio-jocote-dulce

incendio-jocote-dulce

incendio-jocote-dulce

incendio-jocote-dulce

incendio-jocote-dulce