Al menos una mujer murió y otras diecinueve personas resultaron heridas este lunes al detonar un artefacto explosivo improvisado (IED) contra un minibús que transportaba a empleados de una empresa privada en el centro de Kabul, informaron fuentes oficiales.

"Tenemos una pasajera del autobús muerta y diecinueve personas más heridas, incluidas cuatro mujeres", dijo el jefe del Departamento de Investigación Criminal de la Policía local, general Salim Almas, quien precisó que entre los heridos hay varios ocupantes de dos coches que circulaban por el lugar.

El IED, colocado en un desagüe del distrito policial número 10 y disimulado como si fuera un barril de plástico, explotó sobre las 17:00 horas locales al paso de un minibús que transportaba a empleados de la compañía privada de telecomunicaciones Roshan.

La Policía ha detenido a tres sospechosos que habían alquilado recientemente una habitación cerca del lugar de los hechos y que están siendo sometidos a "investigación", detalló el mando policial.

Los heridos han sido trasladados a varios hospitales de la zona, señaló el portavoz del Ministerio de Salud Pública, Ismail Kawusi.

Ningún grupo insurgente ha reclamado la autoría de esta acción.

Este es el último de una serie de ataques ocurridos en la capital afgana en las últimas semanas, el más reciente el cometido el pasado miércoles contra el principal hospital militar de la urbe, en el que murieron 35 personas y otras 53 resultaron heridas.