En el Anexo a las Jagüitas, la potencia de la energía era pobre, las conexiones artesanales y el acceso a la misma no era estable. La calidad de vida de las familias era inferior a la que aspiraban y emprender un negocio era una cuestión difícil.

Inclusive, las conexiones ilegales a las que tenían que acudir para poder gozar del servicio, provocaban la ocurrencia de incendios en varias ocasiones.

Esta situación cambió hace un par de días con la normalización del servicio, llevado a esta comunidad gracias al Programa Nacional de Electrificación Sostenible y Energía Renovable (PNESER).

Esta iniciativa tomada como prioridad por el Gobierno del Comandante - Presidente Daniel Ortega y la Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo, permite en este caso a los más de 700 pobladores de este sector tener acceso a la Energía legal y simultáneamente generar oportunidades de empleo y mejorías en los hogares.

Los pobladores agradecieron haber logrado convertirse en protagonistas de la restitución de sus derechos y manifestaron su ánimo de seguir adelante con el apoyo del gobierno.

Para hacer realidad el sueño de estas familias, se invirtieron más de un millón y medio de córdobas con los que se construyó casi un kilómetro de red.