Una maestra ejemplar, dedicada a cada alumno, luchadora desde muy jovencita y dispuesta a seguir dando el pan del saber a todos los niños y niñas que pasen por sus aulas de clases, así es Carmen Adilia Gutiérrez Sander, docente del colegio público Chiquilistagua, ubicado en el kilómetro 13 de la carretera vieja a León.

Nació en Nueva Segovia, pero el destino la trajo hasta Managua, donde pasó de ser docente de secundaria a subdirectora. Tiene 26 años de ser docente. No son pocos los méritos que la hacen un ejemplo de mujer, a sus doce años ya alfabetizaba a adultos, cortaba café, tabaco y por supuesto seguía su sueño de llegar hacer una excelente maestra titulada.

"Ha sido una larga trayectoria, yo la considero muy bonita porque durante todo este tiempo hemos preparado a los estudiantes y me sigo preparando yo", resaltó Carmen Adilia.

"Comencé como maestra empírica, luego tuve que prepararme en la (Escuela) Normal en educación primaria, luego por oportunidades estudié mi licenciatura en administración de empresas y con todas las oportunidades que el gobierno nos da pues las aprovecho muy bien y ahorita estoy estudiando mi cuarto año de sociales en la UNAM-Managua", recordó.

carmen-adilia

"Me siento orgullosa porque he podido darle el fruto del saber a otras generaciones, ahora que estoy como subdirectora en el colegio, el compromiso es mayor y es una gran responsabilidad, pero tenemos un buen equipo de trabajo", comentó.

"Aquí en el colegio somos consejeros y nos han preparado, hacemos de padres y nuestra labor de velar por los niños con discapacidad, acá tenemos niños con autismo, no videntes", relató.

"Ahora tenemos seis salones que hace una semana los remodelaron, toda esta infraestructura ha sido gracias al gobierno y a la comunidad educativa y a nuestras diligencias", dijo.

"Más que un sueño tengo las ganas de sentir la satisfacción de saber que preparé a toda esta generación y verlos graduados, que los estudiantes tengan un futuro mejor", señaló Carmen Adilia.

Resaltó que gracias al trabajo incansable del Gobierno Sandinista por llevar la educación a todos los rincones del país, miles de niños, niñas, adolescentes y adultos pueden prepararse.

"Ahora hay muchísimas oportunidades, el que no aprovecha es porque no tiene deseos de estudiar, no está inspirado como nosotros, yo me inspiré mucho para estudiar, yo comencé de cero a la edad de doce años, superé muchos obstáculos", confesó.

carmen-adilia

Su vida no ha sido fácil, en su juventud cortó café, trabajó en las tabacaleras para ganarse la vida, pero nunca olvidó su pasión por la docencia que la inició a los 12 años durante la alfabetización.

"Como maestra empírica empecé en 1982, estudié en la Normal de Estelí y nosotros no solamente estudiábamos ya que fuimos a cortar café, tabaco, nos llevaban a la cosecha de frijoles, hacíamos proyectos comunitarios, trabajábamos con la Juventud Sandinista muy de cerca", aseguró.

"Gracias a Dios nuestro gobierno está dotando a los maestros de todas las herramientas y una de ellas es que les ofrece a los maestros oportunidades de seguirse superando, hay oportunidad de ir a la Normal, hay oportunidad de sacar una carrera, de un diplomado, por ejemplo yo hice un diplomado de educación incluyente y muchas otras estrategias de los cuales los maestros se apropian para poder atender a todos estos niños", valoró.

"Mis años más duros fueron durante la guerra en Jalapa, pero también lo supe superar y creo que eso me orilló también a mí a trabajar por Nicaragua y por la niñez nicaragüense".

carmen-adilia

Sus alumnos, son el vivo ejemplo de la enseñanza más allá de las letras y los números, ellos expresan su agradecimiento a Carmen por ser una amiga.

Yefry David Carmona, estudiante del noveno año, expresó que su maestra es muy cariñosa.

"Ella era maestra el año pasado y la nombraron subdirectora porque ella nos apoyaba mucho, nos da ejemplos de cómo podemos mejorar en las clases, en el deporte, en todo momento ella está a nuestro lado", dijo el joven.

"Ella nos da consejos de cómo podemos mejorar en la vida, nosotros la queremos porque es un gran apoyo para este colegio", agregó.

María Milagros Benedit Calero, niña no vidente de este centro expresó que con mucho amor la profesora Carmen la ha apoyado para seguir adelante.

"La profe Carmen tiene conmigo una bonita relación, la veo como una amiga desde el primer día que vine a este colegio porque ha estado pendiente de mí", expresó la menor.

"Ella es la encargada de educación incluyente acá y conoce el braille, sabe cómo indicarme y guiarme en este camino, es una maestra ejemplar y yo la verdad le tengo mucho aprecio porque siempre está pendiente de todos, siempre está dispuesta a darnos a amor y a decirnos vos si podés, échale ganas y salí adelante porque vos si podés", aseguró la pequeña María Milagros.

carmen-adilia