Las transmisiones en vivo para televisión implican un gran nivel de responsabilidad y cualquier inconveniente se ve magnificado por la naturaleza de dicho trabajo y el hecho de ser observado de forma masiva por la audiencia. En plataformas como YouTube y Facebook se ha venido compartiendo un divertido ejemplo de qué pasa cuando las cosas no salen bien en estos casos.

Robert Kelly, profesor de ciencias políticas residente en Corea del Sur, se encontraba haciendo un enlace en vivo para la cadena BBC para hablar sobre el complejo presente político de dicho país, cuando de pronto aparece en el fondo de la toma una de sus pequeñas hijas, quien entra bailando a la habitación en la que se encontraba e incluso llama a su padre con la mano.

El clip de YouTube muestra que la pequeña es rápidamente secundada por su pequeño hermano menor quien llega con su andador. Pese al curioso incidente, el Kelly intenta mantenerse en calma e incluso pide disculpas a su lejano interlocutor. Inmediatamente después de esto aparece una mujer desesperada para llevarse a los niños y cerrar la puerta del cuarto. Tanta es su prisa que incluso cae al suelo.

Si alguien pensó que la anécdota quedaría ahí, se equivocaba pues si bien los niños ya no se encontraban en el lugar, sus lejanos llantos siguieron oyéndose a lo largo de la entrevista y el corresponsal una vez más trató de mantener la compostura.

La escena ha sido replicada por una gran cantidad de usuarios de YouTube e incluso medios de comunicación. Por ejemplo, solo en la página de Facebook de CNN, el video ha sumado más de un millón de visualizaciones.