La educación es un beneficio del cual gozan las privadas de libertad del Establecimiento Penitenciario Integral de Mujeres, donde 23 internas cursan la carrera universitaria de Agro Negocios, que es regida por el pensum académico de la Universidad Nacional Agraria (UNA), lo cual se vuelve un espacio de inserción para las protagonistas.

“Una vez que egresemos de acá seremos unas mujeres preparadas para servirle a la sociedad, gracias le damos al Presidente Daniel Ortega por acordarse de nosotros, inculcándonos valores y brindándonos la oportunidad de crecer académicamente. Acá nos han motivado y eso me inspiró a estudiar, nosotros queremos ser mejores cuando salgamos del sistema e insertarnos en la vida”, dijo María Rosario Cruz.

“El programa ha venido a brindarnos una oportunidad de salir adelante aún cuando estamos privadas de libertad y una vez que estemos libres sea de aprovechamiento para nosotras mismas. Acá recibimos muchas oportunidades pues la educación es una gran herramienta de crecimiento”, expresó Lizbeth Bermúdez.

En total el Establecimiento Penitenciario cuenta con 523 privadas de libertad quienes están inmersas en diversos programas de estudio, de tal manera que en el tiempo en el que permanezcan ahí puedan mantenerse ocupadas y alcanzando una preparación para emprender una nueva vida.

“Brindamos la oportunidad de que las privadas de libertad puedan estudiar en las diversas modalidades académicas, siendo una de ellas la Licenciatura en Agro Negocios la cual tiene una duración de cinco años, de igual manera brindamos educación primaria y secundaria. Este es un beneficio importante pues las compañeras de alguna manera se están reintegrando a la sociedad previo a su salida del sistema”, expresó la Alcaide Janeth Pérez.

También las internas reciben cursos de manualidades, producción que es comercializada para obtener ganancias económicas y ayudar en sus hogares.