Científicos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) alertaron en un estudio publicado hoy sobre la posibilidad de un movimiento telúrico a lo largo de la falla de San Andrés, en California.

Según los autores, liderados por Valerie Sahakian, se trata de un sismo de magnitud 7,4 en la escala de Richter, el cual puede afectar a 20 millones de residentes de las ciudades de Los Ángeles y San Diego.

Un estudio reciente divulgado en la revista Nature Geoscience señala que la falla produjo las primeras imágenes que confirman el hundimiento de algunas zonas de California, el estado más poblado del país, y otras salieron a la superficie, lo que causaría un daño mayor de ocurrir un terremoto.

Por su parte, un escrito del diario Los Ángeles Times apunta que la tierra de cada lado de la falla de San Andrés se ha estado empujando una contra la otra desde 1857 a una velocidad de unos 2,5 centímetros por año.

A propósito de ello, la acumulación de energía presente podría liberar en un terremoto de gran magnitud, en el que la tierra a lo largo de la falla se estremecería en grado extremo.