La actriz Nicole Kidman protagonizó una de las postales más recordadas de la última ceremonia de los premios Oscar.

La australiana fue expuesta en cámara aplaudiendo de una manera bastante peculiar, ya que mantuvo los dedos tiesos mientras sus palmas entraban en contacto.

La imagen se viralizó tanto en medios de comunicación como en redes sociales. Lo anterior dio paso a una pregunta que, en redes sociales, se repitió numerosas veces y pareció ser un tópico más popular que la guerra en Siria, la crisis de los refugiados, y los problemas en la política exterior del presidente Donald Trump.

La pregunta era ¿Por qué Nicole Kidman aplaudió así?

A casi dos semanas de la errática gala de la Academia, la ganadora del Oscar explicó a una emisora australiana el motivo de su curioso gesto: no quería dañar los costosos accesorios de diamantes que utilizó en la ceremonia.

"Me alegra que quieras aclarar eso porque fue muy incómodo", dijo la protagonista de "Ojos bien cerrados".

"Yo pensaba: 'Dios, quiero aplaudir, no quiero aparecer sin estar aplaudiendo' ¿qué era peor? No quería que la gente dijera '¿Por qué Nicole no está aplaudiendo?". "Así es que me puse a aplaudir, pero fue muy difícil porque estaba usando un anillo gigante que no era mío. Era precioso y me aterraba dañarlo", aseguró a la radio KIIS FM.

La actriz, que actualmente puede ser vista en la serie de HBO "Little Big Lies", lució en los premios Oscar diamantes de 119 quilates de la firma Harry Winston.