Fuertes vientos provocaron la muerte de personas y cuantiosos daños materiales en los estados norteamericanos de Michigan, Wisconsin y Nueva York, reportaron hoy medios de prensa. Según el diario USA Today, el azote de esos fenómenos naturales destrozó partes de ciudades, bloqueó carreras por árboles caídos y produjo innumerables interrupciones a los servicios eléctricos.

Un incendio en apartamentos en la parte este de Detroit, Michigan, dejó cinco personas fallecidas, pues las condiciones meteorológicas impidieron el trabajo de los bomberos para controlar el siniestro.

En el condado de Monroe, Nueva York, el sistema de comunicaciones de emergencia 911 recibió la víspera más llamadas que cualquier otro día desde la gran tormenta de hielo de 1991, comentaron las autoridades.

Las súplicas de ayuda resultaron tan frecuentes y frenéticas en un punto del miércoles por la tarde que el sistema se sobrecargó y paró, añadieron.

He vivido aquí durante 40 años y nunca he visto nada parecido, testimonió Peter Petry, residente en Irondequoit, un pueblo del mencionado condado.

También se reportaron en este territorio incidentes en aeropuertos y varios vuelos debieron ser suspendidos o los arribos de aviones programados para otros lugares.

Ráfagas de vientos de casi 100 kilómetros por hora cortaron la electricidad a más de 50 mil personas en Milwaukee, Wisconsin, y derribaron medios de transporte y de carga de mercancías, comentaron funcionarios.