Los 185 casos de cáncer de tiroides registrados en jóvenes en la región japonesa afectada por un desastre nuclear en 2011 no pueden relacionarse con la radiación, según afirmaron hoy tres médicos.

La radiación, señalaron, no es la principal causa de problemas de salud de los habitantes de la zona.

Los tres médicos de la Universidad de Medicina de Fukushima, que realizaron una revisión médica a vecinos de Fukushima, identificaron 185 casos de cáncer posible o maligno de tiroides en menores. Se hicieron revisiones de tiroides a las 380,000 personas que tenían 18 años o menos y estaban en Fukushima cuando el terremoto y el posterior tsunami provocaron fusiones en el núcleo de tres reactores.

Los médicos indicaron que se habían encontrado más casos debido a los controles generalizados y no por la radiación filtrada de la planta.

El estrés que sufren los evacuados y los cambios en su estilo de vida han provocado obesidad y diabetes, señalaron, lo que eleva el riesgo de apoplejías y problemas cardiacos.