Agricultores y ganaderos de las zonas afectadas por los terremotos del año pasado, ocuparon hoy la plaza Montecitorio, de esta capital, para reclamar apoyo y revertir la insostenible situación que sufren.

Desde las regiones de Las Marcas, Abruzo, Umbria y Lazio viajaron los manifestantes a Roma para concentrarse frente a la sede del parlamento, muchos de ellos con los animales sobrevivientes de los graneros colapsados por la catástrofe.

En carteles y pancartas se podía leer, entre otras muchas expresiones, La Burocracia mata más que el terremoto; En 195 días solo se mueve la tierra; y Nuestro futuro no se vende.

La Confederación de Cultivadores Directos (Coldireti), principal organización agrícola, calculó las pérdidas por los terremotos en más de dos mil millones de euros en 292 mil hectáreas de cultivos agrícolas y pastizales, el 96,5 por ciento de ellas pertenecientes a familias.

Se trata, según la fuente, de zonas donde predomina la producción agropecuaria, las cuales solo podrán salvarse si la reconstrucción marcha unida a la reanudación del trabajo, sobre todo ahora que se acerca la primavera.

Entre los reclamos al gobierno están también la recuperación del turismo en la zona, famoso por la presencia de productos típicos ahora amenazados, además de la despoblación como consecuencia del éxodo ante la crisis y pérdida del mercado local, la jubilación anticipada forzosa y el retraso en la construcción de viviendas temporales.

Además de la devastación provocada por los eventos sísmicos, estas regiones fueron duramente golpeadas por intensas nevadas y otras condiciones meteorológicas adversas a principios de este año.

Según estimados, las pérdidas por los terremotos ascienden a decenas de miles de cabezas de ganado vacuno, bovino y porcino en zonas caracterizadas por importantes avances en la agroindustria asociada con lecherías, fábricas de embutidos y molinos que producen especialidades de fama mundial, de acuerdo con Coldiretti.