La Iglesia Católica de Nicaragua se sumó a los esfuerzos que hace el Gobierno, desde la Policía Nacional, para disminuir los accidentes de tránsito.

Aprovechando la reunión mensual del clero en la Catedral de Managua, la Jefa de la Dirección de Tránsito, Comisionada General Vilma Reyes, y el Subdirector de la Policía, Comisionado General Ramón Avellán, tuvieron un encuentro con el Cardenal Leopoldo Brenes y otros pastores católicos para explicarles la campaña y el importante papel que pueden jugar las parroquias para enfrentar la epidemia.

El Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua, se mostró a favor y recordó que la Iglesia Católica siempre ha sido ferviente defensora de la vida.

“Todos nosotros como sacerdotes, los obispos, estamos preocupados ante tanto accidente que hay y tanto accidente que está provocando la muerte tanto de los conductores, como pasajeros, como peatones”, manifestó.

Hay que señalar que el encuentro de los jefes policiales con los sacerdotes fue una invitación de éstos, quienes querían plantear sus inquietudes y conocer los pormenores del plan.

Brenes subrayó que al conducir de manera imprudente no se está haciendo más que fomentando la cultura de la muerte.

“Queremos nosotros motivar desde nuestras predicaciones el respeto a la vida en todos sus niveles”, indicó.

El Comisionado General Avellán dijo que el problema es muy grave si se toma en cuenta que a nivel mundial cada año mueren entre 1 millón 300 mil y 1 millón 500 mil personas, a lo que hay que sumar entre 20 millones y 50 millones de lesionados.

“Es un problema que afecta a todo el mundo, afecta a Nicaragua. Nosotros ya sentimos ese efecto pero nuestro gobierno, nuestra Jefatura Suprema, el Presidente Daniel, la Compañera Rosario, nos han orientado a nivel nacional hacer este tipo de coordinación, hacer este tipo de alianza, y la Iglesia Católica nos va a apoyar a nivel nacional”, aseguró.

El jefe policial manifestó que el Vaticano formuló los 10 Mandamientos del Conductor, los cuales se darán a conocer en todo el país en conjunto con los sacerdotes.