La Ley de Derogación de la Ley 325, Ley Creadora de Impuesto a los Bienes y Servicios de Procedencia u Origen Colombiano; y la ley 449, ley de reforma parcial a la ley 325, fue aprobada por unanimidad en el congreso nicaragüense.

La Ley conocida también como de Impuesto Patriótico, imponía un arancel del 35% sobre el precio de los bienes provenientes de Colombia.

La ley se enmarca en los esfuerzos del país para contribuir a la integración regional y apuesta por mejorar la competitividad de las empresas nacionales.

Durante la discusión,  el Diputado Walmaro Gutiérrez,  Presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, aseguró que la ley no afecta la estrategia de la soberanía e integridad territorial.