El gobierno británico enfrenta cada vez mayor oposición en la Cámara de los Lores a sus planes para concretar la salida de la Unión Europea.

Se prevé que la cámara alta introducirá en las próximas horas una enmienda a la ley de ‘’Brexit’’ según la cual el Parlamento (no solo el gobierno) debe aprobar el acuerdo de salida con la UE. Los Lores ya han votado que se debe prometer a los ciudadanos europeos que viven en Gran Bretaña que podrán permanecer allí después de la salida.

Pero los cambios podrían durar poco tiempo. El proyecto aprobado por los Lores regresará a la Cámara de los Comunes, que puede anular las enmiendas.

La primera ministra Theresa May quiere invocar el Artículo 50 del tratado de la UE, que pone en marcha las negociaciones para la salida británica, antes del 31 de marzo. No puede hacerlo antes de que el Parlamento apruebe la ley correspondiente.