El padre Antonio Castro, cura párroco de la Iglesia La Merced en el barrio Miguel Larreynaga, celebró una misa en honor al cuarto aniversario del tránsito a la inmortalidad del Comandante Eterno Hugo Chávez Frías.

En punto de las seis de la tarde, inició la celebración litúrgica, con música de la misa campesina y ante representantes de la embajada de Venezuela y Cuba, así como servidores del pueblo del Buen Gobierno dirigido por el Comandante Daniel Ortega y la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo.

También llegaron para escuchar el mensaje del padre Castro, miembros del Comité de Solidaridad con Venezuela.

misa

“El Comandante Chávez era un hombre muy religioso, muy creyente, de manera que daba testimonio de su fe cristiana, con su espíritu de oración a Dios y su compromiso de servirle al pueblo, a su pueblo y extender esa entrega de servicio y amor a todos los pueblos de América Latina y el Caribe, especialmente los pueblos más sufridos, más vulnerables”, señaló el padre Antonio en su homilía.

Indicó a los presentes que el Comandante Eterno, es un modelo a imitar por su generosidad, por el servicio al pueblo y principalmente es un ejemplo de identificación por las causas de los más pobres.

“Era un hombre entregado totalmente a la gente, al pueblo de Dios y con los proyectos sociales no solo para Venezuela, sino para América Latina, para Nicaragua. Aunque a Dios no lo vemos, Él se nos proyecta en el prójimo, en la necesidad”, dijo Castro.

misa

El embajador de Venezuela Javier Arrúe agradeció a Nicaragua, todas las muestras de cariño hacia su país y al legado del Comandante Eterno Hugo Chávez, quien tuvo un amor especial por los nicaragüenses.

“Los revolucionarios hacemos culto a su valores, a su valentía, a su generosidad, a la compasión infinita con el dolor ajeno, que nos sembró en el alma a todos, no solo en Venezuela, no solo en Nicaragua, sino también en América Latina y el Caribe, dejó el testimonio del verdadero amor y ese es el que rescatamos día a día y que nadie nos los va a poder quitar”, señaló Arrúe.

Destacó que el imperialismo con los lacayos locales, quieren matar a la Revolución Bolivariana, pero en realidad quieren matar al Comandante Hugo Chávez pero no pueden y como decía el Comandante Tomás Borge de Carlos Fonseca, de que era de los muertos que nunca mueren, hoy podemos decir exactamente lo mismo del Comandante Chávez”.

“El Comandante Chávez nos dio toda su solidaridad, todo su corazón, en una forma espontánea, de forma humanitaria, cuando Nicaragua más lo necesitaba, nos dio su solidaridad, nos entregó plantas eléctricas cuando teníamos apagones y nos dio todos los proyectos del ALBA, por eso Nicaragua le agradece y lo quiere mucho”, dijo Ernestina Navarro del Comité de Solidaridad con Venezuela.

Recuerdan a padre Theo Klomberg

En la misa el padre Castro, recordó al padre Theo Klomberg, que también cumplió 4 de estar en otro plano de vida, tras más de 30 años de servicio solidario y de amor con Nicaragua.

“Fue un hombre humilde que dejó su tierra Holanda, dejó todas las comodidades, su lengua, sus costumbres, su cultura para estar en América Latina, se fue a Bolivia y después se vino a Nicaragua a conocer la Revolución Sandinista, se enamoró de Nicaragua y de sus proyectos sociales, políticos y culturales”, relató.

misa