Los dos ancianos padres de Francisco, don Francisco Reyes Ortiz y Martha Julia Torrez Gutiérrez, yacían sobre el ataúd en la sala de su humilde vivienda expresando su  dolor que desgarraban desde su corazón, pero acompañados por una comunidad que reconocía en el joven a un muchacho de bien.

El Consejo Político Departamental del FSLN, encabezado por el compañero Edward Centeno y la secretaria adjunta Tomasa Cornejo, hicieron presencia en la casa de la familia Reyes Gutiérrez llevando las condolencias en nombre del Presidente compañero Daniel Ortega Saavedra y su esposa Rosario Murillo.

Todo había salido tan bien, en orden y tranquilidad, durante todo el día domingo en todas los 28 Centros de Votación del municipio de El Jícaro; un grupo de jóvenes había logrado entregar el material electoral en el Centro de Cómputos Municipal y se disponían a descansar, buscando el regreso a su comunidad cuando en el camino un grupo de cinco personas los agarró a pedrada.

Consuman acto criminal cuando yacía en el suelo

José Antonio Reyes, hermano mayor de la víctima venía en el mismo camión y muy sereno pero indignado; relató que su hermano cayó del vehículo al ser alcanzado por una pedrada, pero no lograron salir de inmediato a su auxilio por la incomodidad en la que viajaban y fue hasta que el chofer detiene su marcha, a unos 150 metros del lugar, que salen a buscarlo, pero lo encontraron desangrándose en el suelo.

Los cinco sujetos que lanzaron las piedras descargaron su furia provocándole tres heridas de gravedad con arma blanca. El joven, de 24 años de edad, muy estimado en su comunidad, recibió  tres estocadas en el cuello y la espalda, que le ocasionaron la muerte instantánea. Su hermano aseguró que no logró reconocer a los homicidas, pero testigos conocieron la ruta que tomaron después de haber cometido el crimen.

“Eso fue un acto de vandalismo por parte del PLI… ellos fueron, si perdieron quiénes más van a hacer, sólo esperamos que se haga justicia”, recalcó José Antonio Reyes, quien identifica a su hermano como un joven integrado a la Juventud Sandinista desde “muy chatel”.

En el examen practicado por el médico forense, doctor Pedro Joaquín Matute, se identificó que Reyes Gutiérrez, quien militaba en la Juventud Sandinista, recibió tres estocadas, una en el lado izquierdo del cuello con una profundidad de nueve centímetros, y dos en la espalda.

“Yo sólo pido justicia, por que mi hijo no merecía morir así, como cualquier animal, confió que las autoridades sabrán jugar su papel”, recalcó doña Martha Julia Torrez Gutiérrez en medio del dolor que la embarga por irreparable pérdida.

El comisionado Juan de Dios Robleto, jefe de la Policía de El Jícaro, manifestó que el caso está en investigación para determinar con exactitud las causas de la muerte y dar con los implicados. Las honras fúnebres estarían realizándose este martes a las 09:00 de la mañana en el poblado de El Jícaro.