Como una medida que abona y promueve la seguridad ciudadanía y la tranquilidad social, es calificada por muchos nicaragüenses la decisión tomada por el Gobierno Sandinista, a través del Sistema Penitenciario Nacional (SPN), de inhibir la señal de celulares que puedan tener los privados de libertad.

Desde el jueves pasado en el SPN de La Modelo instaló un moderno sistema inhibidor de señales telefónicas o celulares, lo que garantiza un nivel superior de seguridad en este centro.

Los nicaragüenses opinaron que es muy peligroso que un reo condenado por narcotráfico, crimen organizado, asesinato u otro delito de gravedad, tenga acceso a un celular conectado a internet, pues desde ese aparato pueda planificar otro delito o extorsionar a otra persona.

"Yo pienso que es mejor quitar eso de los celulares para que no aprendan más mañas sobre los teléfonos", dijo Omar Castillo.

"Es una buena medida porque si bien está privado de libertad es porque está pagando una condena por algo que hizo y no veo justo que estén con teléfonos satelitales o con celulares con internet y cuando te asaltan en la calle te pegan cuatro patadas y te roban los celulares", declaró Carlos Gutiérrez.

Añadió que debe haber orden en las cárceles del país y esta medida viene a contribuir a eso.

"Para el que está preso hay que quitarle todo, es algo peligroso porque si es un asesino y usted sabe tener comunicación con otra persona es algo de riesgo, se puede tener otro asesinato más por venganza, ya que tal vez lo denunciaste por algo y ellos van por la venganza y eso que está haciendo la policía o el Sistema Penitenciario para mi está bien", dijo Fernando Raudez.

Libeth Masis considera que un privado de libertad no debe tener un celular de manera libre, pues con eso puede cometer otro delito motivado por las rencillas o la sed de venganza.

Luis Alfonso García, manifestó que el gobierno está preocupado y ocupado para fortalecer la seguridad ciudadana y esa medida contribuye a la paz social.

En el Sistema Penitenciario Nacional, se han instalado 6 inhibidores de señal telefónica, en las diferentes galerías donde están los privados de libertad.