Aligerar la carga de los pecados durante esta temporada, para entrar renovados a la Pascua, fue el mensaje del Cardenal de Nicaragua, Monseñor Leopoldo José Brenes, durante la celebración de la homilía del primer domingo de Cuaresma, celebrada junto a los feligreses de la Parroquia Cristo del Rosario, en el barrio homónimo de Managua.

En ese orden, explicó que el cristiano debe mantenerse firme frente a las tentaciones del demonio y cumplir con las penitencias mandatadas por Dios para congraciarse con él.

“Que hermoso que podamos vivir esta celebración como un inicio o de este tiempo penitencial. Hoy nuestra liturgia nos hablaba las tentaciones que podemos tener. Pero también el Señor nos da una fórmula para poder vencer las tentaciones: En primer lugar el testimonio del señor que no se deja vencer por el mal y también nos invita a nosotros que tenemos la gracia, el sacramento del bautismo y la confirmación, la eucaristía, podamos también vencer las tentaciones”, comentó antes los medios de comunicación una vez terminada la misa.

Brenes refirió que el inicio de la Cuaresma en Nicaragua “ha sido bien interesante”, pues desde el miércoles de ceniza se ha experimentado una participación masiva de las familias católicas y de igual manera ha sido vivido en el resto del país.

Al mismo tiempo reiteró el llamado a la prudencia para en las vías para evitar la ocurrencia de los accidentes transito que causan gran pesar entre las familias nicaragüenses.

Recordó que el tráfico se ha visto aumentado durante estos últimos años y desde la Iglesia Católica estarán tomando acciones en conjunto con la Policía Nacional para promover la buena actitud de los conductores nicaragüenses