Según el Subprocurador de Derechos Humanos, Adolfo Jarquin Ortel, el triunfo del FSLN en los comicios municipales es una victoria de Nicaragua, donde la población salió a votar y lo consideró como una fiesta cívica porque en términos generales no se produjeron hechos de violencia y al contrario se llevaron las elecciones en paz y tranquilidad.

“Ahora la lectura es que el Frente Sandinista ha aumentado su porcentaje de apoyo, la población lo apoya en un 75% y eso se le atribuye a los proyectos sociales que ha venido implementando. Porque no es lo mismo, a como dijo un padre en una iglesia: voten por el que les resuelve los problemas y el pueblo de Nicaragua votó por los que le están resolviendo el problema, en este caso por el Frente Sandinista”, manifestó Jarquin Ortel.

Por su parte, el jurista Carlos Mario Peña aseguró que con la victoria de este fin de semana en las urnas electorales, el Gobierno del comandante Daniel Ortega Saavedra está cosechando todo lo que el pueblo recibió en obras y proyectos sociales que fueron llevados hasta el último rincón de Nicaragua.

“Hemos visto que ante cientos de observadores nacionales e internacionales, aunque no salieron todos los nicaragüenses a votar, pero eso fue la esencia del voto del nicaragüense que se ha sentido beneficiado y que está premiando a los candidatos del Frente Sandinista masivamente, porque se nota que en el último rincón de Nicaragua, en municipios donde el Frente no había ganado, ahora el Frente Sandinista recuperó esas alcaldías y ahora internacionalmente la proyección de Nicaragua ha tomado mucha fuerza porque se nota el trabajo minucioso que el partido ha hecho y que ahora con estos nuevos proyectos que vienen para beneficiar a Nicaragua”, agregó Peña.

Ambas personalidades coincidieron en afirmar que el modelo de alianza también influyó en los resultados del domingo 4 de noviembre, porque la práctica actual del Gobierno del Frente Sandinista con el sector privado y los trabajadores, ha dado resultados económicos viables, la economía va avanzando, es decir que la población está trabajando en paz y tranquilidad, está produciendo y ello se produce en el voto popular.

“Esa combinación fue una de las bases que logró alcanzar mayoritariamente el triunfo electoral del Frente Sandinista. Las alcaldías municipales prácticamente estaban en el bolsillo porque ningún Gobierno en los últimos 50 años ha hecho lo que el presidente (Daniel) Ortega llevó a estas comunidades y es por eso que el pueblo se siente muy agradecido y está apoyando a los candidatos actuales”, señaló Carlos Mario Peña.