El Partido Republicano, que lleva de candidato presidencial a Mitt Romney, ha lanzado a la arena a sus “pesos pesados” de la extrema derecha para atacar sin misericordia al candidato del Partido Demócrata e incumbente, Barack Obama.

Desde el derechista multimillonario Donald Trump, pasando por los extremistas en el Congreso Federal Akin, Dene, Mackasquil, Murdock, y la dirigente nacional del extremista grupo “Tea Party” de Sarah Pailin, han denigrado a Obama con epítetos casi impublicables, que después se demostró eran falsos.

Siguiendo la teoría del dirigente nazi Joseph Goeble, de que, repetir constantemente una mentira, ésta se convierte en realidad, estos miembros de la extrema derecha norteamericana han tomado con bandera esa teoría.

TEMOR DE QUE REGRESE EL “MACARTISMO”

A raíz del triunfo del presidente Obama en el 2008, toda la derecha norteamericana, incluyendo a la extrema derecha, se “alinearon” para atacar ferozmente al mandatario norteamericanos, que varios analistas políticos consideran no soportan que un hombre de color es el presidente de Estados Unidos.

Ante esa situación, existe el temor de que si Mitt Romney gana la presidencia, se regrese a la época del “Macartismo”, y se desate en Estados Unidos una cacería de brujas.

Joseph MacCarthy fue un congresista de extrema derecha entre 1940 y 1950 y desde esa poderosa posición, atacó y envío a la cárcel a todo aquél que se sospechaba simpatizaba con la entonces Unión Soviética.

Muchos inocentes fueron a parar a la cárcel y otros muchos perdieron sus trabajos, sobre todo en la industria cinematográfica, donde renombrados actores y actrices eran de pensamiento liberal, pero no comunistas.

Además, MacCarthy era racista, al igual que los miembros del llamado “Tea Party” y los extremistas como Donald Trump.

MacCarthy se hizo tan tristemente célebre, que todo aquel que aún se identifica con sus ideas, se le llama “macartista”.

REGRESO AL PASADO

La visión de los republicanos es regresar a Estados Unidos al pasado, con protección a los más ricos en detrimento de los más pobres.

Esa es la visión de Mitt Romney: un giro brusco hacia la extrema derecha que es muy peligroso dentro y fuera de Estados Unidos

LA VISION DE OBAMA

El Presidente Obama tampoco es una persona que se podría calificar de izquierda.

La visión de Obama es de puertas abiertas que, sin abandonar el capitalismo, implementa medidas sociales a favor de los más pobres.

ESTADOS UNIDOS YA NO ES EL MISMO DE HACE 30 AÑOS

Por más que los republicanos deseen volver al pasado, eso ya más nunca sucederá, y hoy en día se puede afirmar que Estados Unidos es un ‘melting pot’, o sea una mezcla de todas las razas.

A principios del siglo 20 arribaron a Estados Unidos millones de personas, pero la inmensa mayoría eran europeos, al igual de los que ya estaban asentados en suelo norteamericano.

Hoy en día, Estados Unidos es una verdadera mezcla de personas provenientes de todo el globo terráqueo, a tal punto que en ciudades como Nueva York, Los Angeles, Miami, Boston, Filadelfia y otros grandes conglomerados, la variedad de razas es muy grande.

MITT ROMNEY Y SUS INCONGRUENCIAS

Aunque la batalla por la presidencia norteamericana está muy reñida, Mitt Romney se encuentra en una leve desventaja, sobre todo por sus incongruencias y mensajes no verdaderos.

Son tantas sus incongruencias, que hoy dice una cosa y al siguiente se contradice, por lo que ha sido bautizado con el jocoso nombre de “romnesia”.

Por el contrario, el presidente Obama, aunque los electores estén o no de acuerdo con sus posiciones, por lo menos mantiene con consistencia sus planteamientos.

UN COMPLEJO METODO DE ELECCION


El método de elegir al presidente de los Estados Unidos es un poco complejo, sobre todo si tomamos en cuenta que el que obtenga más votos no sea necesariamente electo.

Y es así, porque el presidente electo es el que obtenga 270 votos del Colegio Electoral. Los votos electorales se obtienen dependiendo del número de votos que tiene cada estado.

El estado con mayor población, tiene mayor número de votos electorales y el de menos población , menos votos electorales.

Por eso vemos que la batalla de los dos candidatos se ha centrado en los llamados “battle grounds”, que son estados con un gran volumen de votantes independientes, entre ellos Ohio, Florida, Wisconsin, Virginia, y Iowa.

Del resto de estados, los candidatos no se preocupan, porque ya están bien definidos entre demócratas y republicanos.

Entonces, veremos si Obama es capaz de retener la pequeña ventaja que lleva en esos estados con votantes independientes y evitar lo que muchos temen de un regreso al “macartismo” si gana Romney.