Casi un centenar de muertos ocasionó hasta hoy el brote de fiebre amarilla que desde finales del pasado año afecta al estado brasileño de Minas Gerais, donde fueron notificados más de mil casos de la enfermedad.

De los 99 fallecidos, el 87 por ciento eran hombres con una edad promedio de 45 años, detalló este viernes un boletín epidemiológico de la Secretaría de Salud estadual, según el cual otros 82 decesos ocurridos en ese territorio están todavía bajo investigación.

En total, detalló la fuente, en Minas Gerais fueron confirmados ya 260 casos de fiebre amarilla en 46 municipios, entre los cuales Ladainha, Novo Cruzeiro y Caratinga presentan los cuadros más preocupantes, con 30, 24 y 23 enfermos, respectivamente.

Hasta el momento, ninguno de los casos reportados en Minas Gerais fue considerado urbano por los órganos públicos, indicó la Agencia Brasil y recordó que en el país no hay transmisión de ese padecimiento en áreas metropolitanas desde 1942.

En enero último, el ministerio brasileño de Salud reveló que durante ese mes se registraron 550 casos sospechosos de fiebre amarilla y que por primera vez en las estadísticas figuraban pacientes de los estados de Mato Grosso del Sur y Goiás.

Entre los enfermos sospechados de padecer la enfermedad, 105 murieron, en su mayoría en Minas Gerais y Sao Paulo.