El presidente Donald Trump denunció este jueves una "caza de brujas" contra su fiscal general, Jeff Sessions, y otros colaboradores por sus supuestos contactos con responsables rusos durante la campaña electoral de 2016.

"Jeff Sessions es un hombre honesto", escribió Trump en un comunicado, acusando a los demócratas de haber "perdido el sentido de la realidad". Reconoció, sin embargo, que su secretario podría haber respondido "con más precisión" cuando aseguró públicamente no haber tenido contactos con responsables rusos durante la campaña, a pesar de que se había reunido con el embajador de Moscú en Washington en dos ocasiones el año pasado.