El presidente en ejercicio de Bolivia, Álvaro García Linera, descartó hoy una enfermedad de gravedad en el mandatario Evo Morales, quien viajó a Cuba el miércoles para una revisión médica urgente.

La salud del presidente está controlada, no presenta un cuadro grave ni posibles complicaciones en ningún órgano interno, dijo en conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno.

Según García Linera, el jefe de Estado tiene desde hace más de un mes y medio una afección en las cuerdas vocales, vinculada a cuadro de sinusitis, que no le permitía hablar fuerte, y el domingo pasado, además, comenzó con fuertes dolores en el lado derecho del abdomen.

Después de los análisis exhaustivos efectuados por los galenos cubanos se comprobó que la sinusitis ha disminuido bastante y necesita recibir tratamientos de vaporización para eliminar el flujo condensado que tiene por la nariz.

Además, los dolores agudos en el abdomen se deben a una enfermedad viral controlable y tratable con sus correspondientes medicamentos.

También aclaró que Morales seguirá bajo revisión medica y medicación de cuatro a cinco días en Cuba.