La familia de Ada Fabiola Vargas Tapia, de 28 años de edad, quien falleciera este miércoles por la madrugada en el hospital luego de haber resultado gravemente herida en el aparatoso accidente del martes en el sector de El Dorado, demanda todo el peso de la ley contra el conductor del bus implicado en la tragedia.

En su casa de habitación, en el barrio Ariel Darce, del Distrito V de Managua, se viven momentos de angustia y dolor por una pérdida que, según la familia, pudo haberse evitado si el conductor del automotor hubiera ido conduciendo con prudencia.

Con lágrimas en los ojos, su abuela Ada Rosa Moncada, todavía no comprende cómo su nieta perdió la “vida en un segundo” dejando en la orfandad a su pequeña de apenas 4 años de edad.

Fabiola Tapia, la mamá, recuerda los momentos de angustia cuando se dio cuenta del accidente y el dolor posterior al conocer que su hija había muerto.

Explica que Ada viajaba regularmente a esa hora pues debía agarrar dos rutas para retornar desde su trabajo en Ciudad Jardín.

Tapia dice estar consciente que haga lo que se haga su hija no va a recobrar la vida, pero aun así asegura que el responsable de su muerte tiene que responder ante los tribunales. “Supuestamente, tengo entendido, que se cruzó la roja (la luz del semáforo). ¡Qué lo castiguen!”, manifiesta.

“Voy a ir hasta el final”, señala.

Es importe subrayar que esta es la segunda desgracia de este tipo en la familia, ya que hace 4 años tuvo que soportar la pérdida del joven Yasser Tapia, de 22 años, en un aparatoso accidente en la carretera a Masaya.

“No voy a dejar impune esto, así como pasó con mi sobrino”, expresa la mamá de Ada.

La familia llama a los conductores, sobre todo del trasporte colectivo, a ser más prudentes y a la Policía a ser más estricta en hacer que se cumpla la ley de tránsito.