La comunidad educativa del Colegio Santa Luisa de Marillac y las familias del barrio Larreynaga, celebraron junto al padre Antonio Castro de la Iglesia La Merced, el inicio del periodo de Cuaresma.

El cura párraco instó a los niños y jóvenes estudiantes, a ser mejores personas y destruir todo lo que es pecado para lograr acercarse más a Jesucristo.

"El miércoles de cenizas es el inicio de la Cuaresma, es un símbolo de la Iglesia, la ceniza simboliza destrucción y en la iglesia en este tiempo es que empezamos con la imposición de la ceniza, es decir vamos a destruir todo lo que es pecado, todo lo que impide a una persona a acercarse a Dios", dijo el padre Castro.

Añadió que con la imposición de la ceniza empieza el tiempo de Cuaresma, que es el periodo de preparación para la Pascua "que es el paso de la muerte a la vida, el paso de la esclavitud a la liberación".

Al hacer ese cambio, hay que darle un espíritu de cercanía y dar un sentido a ese cambio. "Hay que tener una actitud de desprendimiento para los demás, salir de uno mismo para encontrarse y abrirse con la otra persona", dijo Castro.

La Iglesia La Merced todos los años inicia este periodo de Cuaresma con los alumnos de este centro educativo, que se ubica contiguo a la parroquia.