A nivel nacional el pueblo católico inicio el tiempo de Cuaresma, a través de la imposición de la Cruz en la frente, símbolo de la penitencia que encamina el alma hacia la purificación y el cambio.

Desde la Iglesia la Asunción,  en Masaya, muchos acudieron al llamado de la iglesia para, junto al Vicario Parroquial Cristhian Quintana, asumir el compromiso de estar en comunión constate con Dios a traves del ayuno y la oración.

Muchos de los asistentes expresaron su fe y devoción en este tiempo en el que no solo se debe acudir a los actos religiosos, sino brindar esa mano amiga al más necesitado, al enfermo y a todo aquel que se encuentre alejado de los caminos de santidad.

“La Cuaresma es un tiempo para limpiar el alma y en este tiempo es cuando debemos hacerlo a través de buenas acciones, ayudando al más necesitado y orando, pues estas acciones van acordes a las leyes de Dios. Así mismo, debemos mantener una oración constante pues Dios nos dará la recompensa merecida”, refirió el religioso.

También destacó que el tiempo de encuentro con Dios fortalece el espíritu del hombre, su fe y sobre todo promover el renacer del alma.

“La Cuaresma es un tiempo para reflexionar y estar fortalecidos pues en estos días de oración es cuando el demonio trata de perjudicarnos y por eso hay que ser fieles a nuestras acciones. Los 40 días de Cuaresma representan los 400 años que vivió el pueblo de Israel en la esclavitud y por eso nosotros debemos reconciliarnos con Dios, perdonar a nuestro prójimo y seguir en comunión”, añadió.

Muchos de los asistentes expresaron su fe y devoción en este tiempo en el que no solo se debe acudir a los actos religiosos, sino brindar esa mano amiga al más necesitado, al enfermo y a todo aquel que se encuentre alejado de los caminos de santidad.

“Hoy estamos recordando que somos polvo, que Dios nos hizo del polvo y ahí es donde vamos a volver, también estamos recordando nuestra debilidad humana, pero debemos encontrar fortaleza en Jesucristo pues él se hizo hombre para liberarnos del pecado como nuestro salvador. Durante la Cuaresma debemos pensar en nuestro prójimo lo cual hace un verdadero cristiano”, dijo Allan López.

“La Cuaresma para nosotros es un tiempo de compromiso y la oportunidad de recibir el perdón de Dios por nuestros pecados. Este año estamos orando por la paz de nuestro país, reflexionando para que de esta manera corrijamos los errores cometidos”, concluyó Hermelinda Téllez.