Dando continuidad a una tradición heredada por sus abuelos, desde hace más de 20 años doña Alejandra Chavarría, dirige la Judea Tradicional de San Isidro de la Cruz Verde, conformada por un elenco de jóvenes, que desde ya se está preparando para las diversas presentaciones en las que recrean la Vida, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

Chavarría, expresó que para este inicio de Cuaresma, ellos ya están listos y preparados para sus presentaciones, que realizan de manera gratuita en Iglesias y otros lugares a los que son invitados.

“Tenemos 2 meses de estarnos preparando, con el ensayo, que incluye la práctica, afinar texto, actuación y reunir al personal que tiene entre 1 a 2 años de experiencia; así mismo nos encargamos de cambiar vestuario, si es necesario”, destacó.

El grupo ensaya los domingos de las 9 de la mañana a las 4 de la tarde, y los días de semana de las 7 a las 9 de la noche. El personal es joven, porque son los que cuentan con mayor disponibilidad de tiempo.

Dijo que fue hace 20 años, que un grupo de personas de la comunidad, decidieron crear esta Judea, como parte del rescate de tradiciones.

“En la comunidad de San Isidro de la Cruz Verde, la tradicional Judea inició hace más de 100 años, eso permitió que se arraigara la costumbre. Mi abuela participaba en la Judea; entonces nosotros crecimos en la Judea. Cuando yo inicié ya estaba en la universidad y ya lo miraba como un trabajo de promotoría cultural, porque estaba decayendo la tradición”.

El primer paso es definir el papel de cada uno de los jóvenes, sacamos el texto que ya está montado, en el que no agregamos, ni quitamos nada; ellos comienza a estudiarlo un mes antes, y cuando memorizan el texto empezamos la práctica y la parte de la actuación.

Alejandra comentó que todos los años, participan en el Congreso Nacional de Judeas, promovido por el Instituto Nicaragüense de Cultura.

También señaló que maestros del Teatro Nacional Rubén Darío, llegan a impartir talleres de movimiento escénico, voz, dicción, dirección, y maquillaje.

Desde hace 2 años esta Judea Tradicional trabaja con maestros profesionales del Teatro Nacional Rubén Darío, quienes brindan recomendaciones en cada una de las puestas en escena.

Detalló que inician las presentaciones en Masaya, Nindirí, Cruz del Paraíso; en su comunidad. “Iniciamos a las 9 de la mañana y terminan a las 5 de la tarde con la crucifixión de Jesús, con alredededor de 10 presentaciones. En San Isidro hacemos 63 escenas; cuando salimos fuera presentamos 25 cuadros, porque solo presentamos la Vida y Muerte de Jesús”.

La Despedida de María, La Samaritana, La Primera tentación, Judas , La Venta del Señor, Los Consejos, Jesús ante Herodes, La calle de la amargura, la crucifixión y los 2 bandidos, son parte de las estaciones que se presentan en la tradicional Judea.

“Es gratificante porque los jóvenes están retomando la tradición y me ratifica ver que dejamos un relevo”, resaltó.

La religiosidad y la cultura van de la mano

Lo jóvenes se muestran contentos de ser participes de este Teatro Popular, llevando a través de sus presentaciones, una recreación de la Vida, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

En el grupo de 36 jóvenes, que conforman esta tradicional Judea de San Isidro de la Cruz Verde, participan Ricardo y Laura, quienes interpretan a María y a Jesús, respectivamente.

“Nos sentimos dichosos porque se trata de la Vida, Muerte y Resurrección de nuestro señor Jesucristo; es emocionante participar en el grupo de Judeas Tradicionales, porque reflejamos la vida que pasó nuestro señor Jesucristo para el perdón de nuestros pecados”, dijo el pequeño Emerson Antonio Martínez Vásquez.

Ricardo Javier Valdivia, quien interpreta a Jesús, agregó que con esta recreación de Judea “estamos aportando a que la cultura no decaiga, y es una alegría, porque estamos viendo que los jóvenes nos estamos interesando en nuestra cultura”.

"El papel de Jesús es complicado, el día que me dijeron yo estaba sorprendido, es un texto largo, pero con esfuerzo, y practica, salimos adelante; también influye el apoyo a que hagamos muy bien nuestro papel”, comentó.

“Yo represento a María, la madre de Dios, ella se representa de una forma deprimente, ya que su hijo está a punto de morir, su personaje es muy melancólico donde maría se representa triste y melancólica. Es bonito porque los jóvenes se integran y aprenden de la Vida de Jesús, sus caminos y milagros”, finalizó Laura Castañeda.