Juana Emilia Cano Pérez, estudio las primeras letras siendo madre de siete hijos, aprendió el alfabeto y poco a poco a formar palabras, las cuales fue leyendo al pasar los meses.

En el 2008 empezó a estudiar gracias al programa Yo si Puedo, impulsado por el gobierno Sandinista.

"Fue una cosa maravillosa cuando vinieron a las puertas de mi casa a decirme que iba haber alfabetización porque yo sentí que empecé a nacer de nuevo. Era un sueño que siempre tuve, cuando yo era niña no pude estudiar, mi mamá era muy pobre, éramos nueve hermanos y solo yo era la única mujer", contó muy emocionada, sentada frente a una mesa revisando sus libros de ejercicios.

"Me daba mucha pena porque pensaba que se iban a burlar de mí por mi edad, pero las profesoras me decían que no tuviera pena porque nunca es tarde en la vida".

"Me salí a medio año de mi primer año porque tuve problemas económicos por mis hijos ya que mi pareja que murió hace un año era alcohólico y no me ayudaba, pero empecé a retomar las clases sacando primero, segundo, tercer año y ahora que estoy en cuarto año en sabatino", siguió contando.

Juanita habita en el barrio Julián Quintana, de Granada, en su vida ha tenido muchos obstáculos, pero estos no la han separado de sus sueños.

"Para mí leer ha sido maravilloso, recuerdo que cuando llegaba a algún lugar y me preguntaban mi nombre y me decían firme al decirles que no podía me hacían que pusiera una equis o la huella digital y a mí me daba pena, ahora no me da pena, ahora voy a los bancos y firmo con mi nombre", recordó.

Ejemplo para sus hijos

"Me siento orgullosa, es un orgullo para mí familia, recuerdo que uno de mis hijos que se acaba de graduar de bachiller me decía que no quería estudiar porque quería ayudarme a mí y yo le decía que siguiera estudiando y vas a ver que después no te vas a arrepentir", comentó.

"Yo he sido un ejemplo para ellos, yo los he motivado, yo tengo cincuenta años y para mí es duro estudiar, me cuesta mucho, pero yo le pido al Señor que me de fuerza, sabiduría, mi sueño es salir con mi toga, mi birrete".

"Yo sueño estudiar para ser psicóloga, yo veo reflejado en todos los que sufren mi vida, me veo reflejada en ellos", relató.

Sobre el esfuerzo del gobierno indicó que "esto vale más que oro, uno no lo puede pagar ni con todo el oro del mundo. Yo primeramente bendigo a mí padre celestial que es quien toca corazones y guía a las personas, segundo bendigo a mí presidente y a la vicepresidenta, yo me siento agradecida con él y con ella".

Un consejo a los jóvenes

"Yo le quiero decir a todas las personas que se sienten inseguras que no les de pena, que sean positivos, vean adelante su futuro y que los jóvenes sigan adelante porque será un ejemplo para su familia y para sus hijos", expresó doña Juanita.

Telma Raudez, coordinadora departamental del programa de jóvenes y adultos de alfabetización, recordó que Juanita es una motivación.

"Lo que importa es el esfuerzo, el dinamismo y la entrega. Ella ha sido una de las mejores protagonistas que hemos tenido a pesar de sus enfermedades y problemas económicos".

"Así como ella tenemos varias personas mayores que están llevando la continuidad educativa, mejorando la calidad de la educación, actualizando a nuestros maestros populares y facilitadores para que lleven esa restitución de derechos a todos los rincones de Granada".