La Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, avanzó este martes en el análisis del proyecto de derogación de la Ley No. 325, conocida como “impuesto patriótico” que Nicaragua aplica a Colombia desde el año 1999.

Los legisladores escucharon la postura de los empresarios nicaragüenses aglutinados en el COSEP y AMCHAM, los que calificaron de acertada la decisión del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, de solicitar al parlamento la derogación de este tributo.

“Nosotros venimos a aplaudir la iniciativa que se está proponiendo y que se está analizando en esta comisión, ya que consideramos que Nicaragua a estas alturas ha recuperado su plataforma continental, por lo cual el impuesto que se puso era para costear el valor que iba a tener esta demanda que se había sometido y que ya la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya falló a favor de Nicaragua y por eso lo vemos muy positivo y podría mejorar el tipo de comercio con Colombia, dijo Álvaro Rodríguez de AMCHAM.

José Adán Aguerrí, resaltó que una vez derogado el impuesto patriótico, los productos colombianos seguirán pagando sus impuestos por importación tradicionales.

También considera que esta decisión permitirá atraer mayor inversiones desde Colombia, pues ya en Nicaragua están establecidas empresas mineras, azucareras, bancarias y de manufactura (Zonas Francas).

También fue consultado el Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

El presidente de la comisión, el diputado sandinista Walmaro Gutiérrez, resaltó el respaldo dado al proyecto y la unidad de todos los sectores en torno a la derogación de la ley.

El dictamen podrá estar listo el próximo jueves, para luego ser remitido a la Junta Directiva de la Asamblea, que lo pasará al plenario para su aprobación en los próximos días.

“Esta decisión la consideramos que da pasos correctos en el sentido correcto de cara a la unión e integración, tanto Centroamérica, como latinoamericana y en segundo lugar nos ubica en una posición muy positiva de cara a la competitividad de nuestro sector productivo y agropecuario y en tercer lugar nos pone en una posición de mucha ventaja, de cara a las negociaciones finales que se tienen que desarrollar para que Nicaragua se incorpore y sea miembro pleno de ALADI y como consecuencia tener la oportunidad de acceder a un mercado de 500 millones de habitantes en condiciones arancelarias altamente favorable para nuestro país”, planteó Gutiérrez.

Al dar a conocer la iniciativa, el comandante Daniel argumentó que esta medida facilitará las relaciones comerciales con Colombia y además que Nicaragua está ejerciendo plena soberanía en nuestro territorio marítimo en el Caribe, de acuerdo a la sentencia de la Corte Internacional de Justicia.