La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, saludó el inicio este Miércoles de Ceniza del tiempo de la Cuaresma.

En este sentido, manifestó que el padre Neguib Eslaquit, Director del Centro de Retiro Espiritual “Betania”, le ha enviado una carta donde señala que la Cuaresma es un tiempo de encuentro con Dios.

“Estamos saludando a toda la comunidad cristiana de nuestra Nicaragua que mañana inicia la Cuaresma; y mañana acude a los tempos la comunidad católica a recibir la cruz de ceniza, expresó Rosario, a la vez que refirió que Eslaquit explica que esa ceniza nos recuerda a los cristianos que somos polvo y en polvo nos convertiremos.

“Son tiempos de oración, tiempos para la solidaridad, indicó.

“Aquí el padre Eslaquit dice que gracias a nuestro buen Jesús, por su sangre preciosa derramada en la cruz del calvario, por todo nuestro suelo nicaragüense vemos como el amor, la palabra de Dios, la solidaridad se continúa poniendo en práctica a través de todos los programas socioeconómicos, intelectuales, espirituales, el cambio de actitud en beneficio de la unidad de la familia, del fortalecimiento de la fe y del espíritu de comunidad”, agregó la Compañera agradeciendo el mensaje del sacerdote.

A continuación texto íntegro de la carta enviada por el Padre Eslaquit a la Compañera Rosario Murillo:

“Tiempo de Cuaresma, Tiempo de encuentro con Dios”


Dolores, Carazo, martes 28 de febrero de 2017.

Compañera

Rosario Murillo

Vicepresidente de la República

Su Despacho.


Respetada y apreciada Doña Rosario:

Toda clase de bendiciones en Cristo Jesús, para nuestro presidente Daniel, para usted, para su familia y nuestro pueblo nicaragüense.

Este miércoles 1ro de marzo, iniciamos el Tiempo de Cuaresma, con el signo de la imposición de la ceniza. Escucharemos la frase: “Conviértete y cree en el Evangelio” y “Recuerda que eres polvo y en polvo te convertirás”.

Este Tiempo es un momento privilegiado que nos permite caminar, como en un peregrinaje, hacia el encuentro con Dios.

Durante cuarenta días, estaremos meditando y luchando por vivir esos tres pilares que se nos propone: Oración, ayuno y limosna.

La oración: Que es el diálogo con Dios. Dios habla y su pueblo escucha. Y nosotros su pueblo hablamos a Dios y El escuchas nuestras plegarias. La mejor oración es “escuchar la Palabra de Dios y ponerla en práctica”.

El ayuno: Que no consiste de manera exclusiva en la privación de algunos alimentos, en fechas establecidos, sino como nos ha dicho el profeta Isaías: “El verdadero ayuno que Dios quiere es abstenerse de toda clase de maldad”. Es rechazar el egoísmo que cada ser humano, como tendencia tiene, y vivir la alegría de darse a los demás, lo que somos y lo que tenemos.

La limosna: Que es la Solidaridad, que es la Misericordia, que es vivir la fraternidad, porque todos somos hijos de un mismo Padre del cielo, a quien Jesús, nos enseñó a orar con el “Padre Nuestro”.

El Papa Francisco, en su mensaje cuaresmal para este año 2017, nos ha recordado que “La Palabra de Dios es un regalo y que el prójimo es también un gran regalo de Dios”.

Solamente cuando cumplimos la voluntad de Dios, es que agradamos a nuestro Señor.

Este vivir la Cuaresma, nos llevará al misterio de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Porque Jesucristo está Vivo y Resucitado en medio de su pueblo.

Y allí en nuestro pueblo nicaragüense, en los más sencillos, de manera especial, vive Jesús.

Jesús mismo nos lo ha dicho: “Que todo aquello que hacemos por el más pequeño, por el más necesitado, cuando se da de comer al que tiene hambre, se le proporciona techo al que está urgido, cuando hacemos toda acción en bien de del prójimo, es a Jesús mismo a quien lo estamos haciendo”.

Y, doy gracias a nuestro Buen Jesús, que por Su Sangre Preciosa derramada en la Cruz del Calvario, hoy por todo nuestro suelo nicaragüense, vemos como el Amor, la Palabra de Dios se continúa poniendo en práctica, en todos los programas sociales, intelectuales, de cambio de actitud, en beneficio de la familia, la fe y la comunidad.

Y agradezco a nuestro presidente Daniel, y en el nombre de Jesús, bendigo su gestión de gobierno, que, junto a usted, como vicepresidenta, incansables ambos, cada día por amor a este pueblo, y todos los hermanos que trabajamos desde nuestros respectivos lugares, nos vamos llenando de más ternura, de más alegría, de más gozo interior, porque como usted lo dice de manera frecuente, compañera Rosario: “Al servir al pueblo, con calidez y calidad, estamos sirviendo al mismo Dios”.

Que este tiempo Cuaresmal, sea pleno de bendiciones, de salud, de responsabilidad. Que la Santísima Virgen María, la perfecta discípula de su Hijo Jesucristo, sea siempre nuestro modelo a seguir, para que, de su mano, sigamos tomados de la mano de Cristo, y de esta manera nuestra linda Nicaragua, continúe en bendiciones, prosperidad y victorias.

Con todo mi cariño, respeto, gratitud, le reitero mis oraciones.

Padre Neguib Eslaquit

Centro Espiritual Betania

Dolores, Carazo, Nicaragua.