Vilma Trujillo García, la joven que fue lanzada a una hoguera supuestamente por el pastor de la iglesia evangélica de su comunidad en Rosita, murió a las 04:22 minutos de la madrugada de este martes, a causa de fallas multiorgánicas, confirmaron las autoridades médicas del Hospital Lenin Fonseca, centro donde permaneció internada desde el pasado 23 de febrero.

El doctor Luis Alberto Moreno, Subdirector médico del hospital, informó que Trujillo producto de las quemaduras de tercer grado en más del 60 % de su cuerpo, comenzó a presentar problemas en sus diferentes órganos internos, como los riñones, pulmones, páncreas, entre otros que comenzaron a colapsar.

Explicó que Trujillo García tenía quemaduras muy severas y prácticamente su brazo izquierdo estaba calcinado, al igual que sus piernas, lo que provocó su muerte.

“Tristemente las infecciones producto de la quemaduras fueron demasiados severas, lo que conllevó a la muerte de la paciente, debido a un cuadro que se le conoce en medicina como daño multiorgánico, un órgano comenzó a fallar, ya tenían un pulmón dañado, después le empezó a fallar el riñón y producto de las infecciones empezó a fallar el torrente sanguíneo y luego todos los órganos”, explicó Moreno.

Desde su ingreso al hospital, Vilma fue atendida por un multiequipo de especialistas médicos que le brindó el cuidado y el tratamiento de primer nivel para salvarle la vida, pero el daño causado por las quemaduras fue irreversible.

Que justicia condene a autores

El cuerpo de la joven fue trasladado Medicina Legal, para realizarle la autopsia y luego ser llevado para su entierro en la comunidad El Cortezal en el municipio de Rosita en el Caribe Norte.

En Medicina Legal se encuentran familiares y amigos de Vilma, quien tenía 3 años de asistir a la iglesia evangélica de su comunidad.

Juan Ramón Espinoza, amigo de la familia de Vilma, reveló que las personas que la lanzaron al fuego son el pastor Juan Rocha, Pedro Rocha y otro de nombre Jimmy. Pidió a las autoridades darle seguimiento a este caso, para que los responsables de esta práctica sean condenados por la justicia.

Vilma, 8 días antes de ser lanzada a la hoguera, presentó un comportamiento irregular de su vida diaria, algo que Rocha consideró anómalo y argumentó que estaba poseída por el demonio.

“El pastor dijo que se la llevaría a la iglesia para orar por ella, se la llevó, la tuvo 8 días en la iglesia, pero no mejoraba decían ellos y tomaron la decisión de echarla al fuego para liberarla según ellos del espíritu malo, de los demonios, hicieron un fogón y la echaron al fuego”, relató Espinoza.

Rechazó ese tipo de práctica o ritual inhumano, pues no conoce que la palabra de Dios promueva esas acciones.

“Es repugnable, eso es bochornoso, (…) es repudiable, en mi caso condeno totalmente ese tipo de actos, concluyó Espinoza.