En el Encuentro Nacional de las Consejerías Familiares del Ministerio de la Familia con las Consejerías de las Comunidades Educativas, se está abordando el desarrollo integral y el acompañamiento a los niños y adolescentes, ya sea desde el hogar o bien desde la escuela.

La titular del Ministerio de la Familia, Marcia Ramírez, explicó que con esto se busca fortalecer las capacidades y seguir formando de manera eficaz al personal que trabaja con las familias, niños, adolescentes y estudiantes.

Igualmente señaló que en este caso particular se están viendo aspectos que no son necesariamente académicos, pero que sí repercuten en el desarrollo integral de los muchachos, como son el bullying, la violencia y las adicciones.

"Esto es central en nuestro modelo, en las orientaciones de la Presidencia, de nuestro trabajo de Fe, de Persona, Familia y Comunidad de cuidar todos los aspectos, que el niño vaya en esas rutas educativas atendido en todos las expresiones de su vida", expresó Ramírez.

La funcionaria aseguró que el objetivo es identificar tempranamente situaciones que puedan poner en riesgo a los infantes. “Atendidas a tiempo no pasan a más”, enfatizó.

Este es un programa de trabajo que está rindiendo frutos en todos los rincones de Nicaragua.

Erlinda Tilleth Henríquez, Consejera Educativa en Bilwi, dijo que se hacen charlas no solo a los estudiantes, sino a los docentes, padres y directores, todo ello en coordinación con el Ministerio de la Familia. En este sentido, indicó que la prioridad son los niños y niñas en situación de riesgo o que han sido víctimas de abusos.

En los mismos términos se refirió Lila Fedrick Thomas, de Bluefields. Ella destacó que es fundamental el involucramiento de la familia de los niños en la labor que desarrollan las consejerías educativas. “El hogar es la primera escuela”, señaló Fedrick, quien considera que los avances se ven precisamente en la práctica de valores en los centros educativos.