Diez mil familias de 19 municipios del Corredor Seco del país se convertirán en los protagonistas del proyecto de Innovación y Difusión de Tecnologías de Adaptación de la Agricultura al Cambio Climático en Nicaragua (AGRIADAPTA), que fue lanzado la mañana de este martes por el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) en alianza con otras instituciones de Gobierno.

Este proyecto busca promover la implementación de nuevas tecnologías que contribuyan a aumentar la capacidad de adaptación al cambio climático de familias agropecuarias y sus comunidades.

María José Corea, Directora del INTA explicó que AGRIADAPTA dispone de un fondo de 8 millones de dólares, provenientes de la Cooperación Suiza y para su implementación se trabajará en coordinación con los gobiernos locales y el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena).

En el caso del Marena se enfocará en las forestaciones de las cuencas en el Lago de Managua y municipios que impactan en el corredor seco.

“Junto a las alcaldías se están haciendo los estudios de las familias más vulnerables en todo este sector y de ahí nosotros vamos a partir con familias, sobre todo que tengan que ver con hijos de productores, porque sabemos que ahí es donde va a estar el progreso hacia futuro y empezar a tenerle un poco más de amor a la Madre Tierra, que los chavalos se apropien de este proyecto para poder adaptar las tecnologías, de poderlas hacer propias y una vez que las implementen vamos a seguir con esta labor para poder reforestar estas zonas del Corredor Seco, comentó Corea.

Por su parte, María Antonia Zelaya, Oficial de Programa de la Cooperación Suiza, afirmó que con la ejecución de este proyecto se espera que productores agrícolas y pecuarios de las zonas alrededor de la cuenca del Lago de Managua, implementen y adopten tecnologías que les permitan adaptarse en mejores condiciones al cambio climático y la vulnerabilidad ambiental.

Zelaya reiteró la voluntad del Gobierno de Suiza de continuar apoyando al Gobierno de Nicaragua en la ejecución de distintos proyectos que contribuyan a hacer frente a los efectos del cambio climático, al igual que la solicitud de apoyo del Gobierno nicaragüense para solucionar este tipo de problemática.

AGRIADAPTA tendrá una duración de cuatro años y se espera que durante su ejecución las familias mejoren sus habilidades de innovación, promoción, transferencia y aplicación de tecnologías de adaptación al cambio climático.

Asimismo, que los protagonistas mejoren la productividad de sus fincas mediante la validación, aplicación y adopción de tecnologías y prácticas agroecológicas.