Los incendios forestales registrados en Estados Unidos durante los últimos 20 años fueron 1,5 millones y más de 840 mil tuvieron al hombre como su responsable, según un estudio citado hoy por medios de prensa.

Este problema, en el tercer país de mayor extensión terrestre del mundo, tiende a agravarse por el calentamiento del clima y la acelerada urbanización, puntualizaron los autores de la investigación, que aparece en la Academia Nacional de Ciencias.

Debido a la acción de los humanos, precisaron, tales siniestros pueden activarse en zonas más grandes y durante períodos de tiempo normalmente menos propicios para su desarrollo.

A juicio de Jennifer Balch, de la Universidad de Colorado y líder de este trabajo, lo importante es determinar el origen de los incendios en lugar de concentrarse sobre lo que los alimenta o las condiciones meteorológicas para su propagación.

Por culpa del hombre, recalcó, la época de fuegos en los bosques norteamericanos se prolonga durante casi todo el año, lo cual tiene incidencias negativas en la agricultura, los ecosistemas y los espacios de ocio.